El pasado minero de Irun

El Tren Verde inicia este domingo su ruta turística y cultural al entorno de Irugurutzeta. Las visitas guiadas recorren la batería de hornos, el silo habilitado como espacio de divulgación y la galería de la bocamina

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.
Maqueta. Un operario trabaja en el interior del espacio de divulgación, ante la maqueta de un horno de calcinación. ::                             F. DE LA HERA/
Maqueta. Un operario trabaja en el interior del espacio de divulgación, ante la maqueta de un horno de calcinación. :: F. DE LA HERA

El Tren Verde Irun Minero está a punto de abrir una vía turística y cultural desde la plaza del Ensanche hasta el entorno de Irugurutzeta, en el barrio de Meaka. Desde el próximo día 24, hasta el 30 de octubre, este tren realizará dos viajes cada domingo para trasladar visitantes a la batería de hornos de calcinación de mineral de hierro, que actualmente se encuentra en recuperación. Una guía acompañará a los visitantes en un recorrido por las obras de acondicionamiento del entorno de Irugurutzeta, el interior de la galería de la bocamina, el exterior de los nueve hornos (en los niveles inferior, medio y superior) y el espacio cubierto del silo, donde se ha habilitado una pequeña exposición. De vuelta a la plaza del Ensanche, los vistantes regresarán con un conocimiento bastante completo sobre la importante actividad minera que se desarrolló en Irun a comienzos del siglo XX.

Tanto las obras de adecuación de Irugurutzeta como la puesta en marcha del Tren Verde Irun Minero son actividades promovidas por el Ayuntamiento de Irun y la Asociación de Desarrollo Rural Behemendi, en colaboración con Bidasoa activa. Los trabajos de recuperación que se están llevando a cabo en el entorno de la batería de hornos van avanzando y, en la actualidad, dejan ya a la vista lo que será el futuro Centro de Interperetación de este entorno histórico y natural privilegiado.

Espacio de divulgación

«En años anteriores, los trabajos han consistido en consolidar el conjunto de la batería de los nueve hornos y en la adecuación de la galería de la mina. Este año 2011, se ha procedido a rehabilitar los antiguos silos, como una avanzadilla de lo que va a ser el proyecto museístico de Irugurutzeta», explicaba el alcalde en funciones, Miguel Ángel Páez, durante una visita realizada con el delegado de Medio Ambiente, Javier Cía y la representante de Behemendi, Ainhoa Amundarain. «Se ha creado un espacio cubierto vinculado al edificio de los silos, que se pretende utilizar con fines didácticos».

Mientras se ultima el proyecto museológico, encargado por el Ayuntamiento a la Sociedad de Ciencias Aranzadi, se han colocado en este espacio una serie de paneles informativos que explican la singularidad geológica del macizo de Aiako Harria y el entorno natural circundante. Se ha instalado, además, una pequeña exposición de minerales, así como una serie de utillajes realizados en la época, como fraguas, yunques, quinqués, martillos y hachas, «parte de una colección privada que el propietario ha cedido a Behemendi para su exposición», añadía Miguel Ángel Paéz.

Además de acceder al interior del silo habilitado como espacio divulgativo y ver la batería de hornos desde tres niveles, la visita guiada incluye la entrada a la galería de la bocamina. «Hemos denominado esta visita como 'Visita aventura' porque todavía hay trabajos de acondicionamiento que se están realizando y porque entramos, con cascos y linternas, en una galería minera de altura limitada», explicaba Ainhoa Amundarain. «Todavía no podemos entrar en un régimen de visitas ordinarias, pero vamos avanzando poco a poco, con el objetivo de enseñar a los ciudadanos de la comarca y a los visitantes la historia minera de Irun y el entorno maravilloso en el que estamos».

En un futuro, las visitas al entorno de Irugutrutzeta se verán «mucho más enriquecidas», añadía Miguel Ángel Páez, «pero en este momento, ya nos van a permitir tener una visión de conjunto de la actividad minera que hubo en Irun. El acondicionamiento del entorno está suponiendo un esfuerzo destacable, no sólo económico, sino de horas de dedicación de muchas personas. La rehabilitación de Iruguru-tzeta tiene una importancia sobresaliente en lo que fue el pasado de la ciudad, pero también en la proyección de futuro de Irun, como elemento de atractivo turístico de referencia».