Deportados de sus propias islas

'Chagos ou la mémoire des îles' reclama para sus habitantes la tierra convertida en base militar

R. A.SAN SEBASTIÁN.

Es una historia real con rasgos de compleja pesadilla. Ocurrió en un archipiélago del Océano Índico llamado Chagos, en el que sus habitantes vivían con prosperidad y tranquilidad. Un archipiélago en manos británicas que permitieron que allí se instalara una base militar estadounidense, después de haber deportado a todos sus habitantes a las islas Mauricio.

El documental 'Chagos ou la mémoire des isles', que ha dirigido Michel Daëron, ha precisado de nueve años para completarse, en los que el juicio para reclamar esas tierras se resolvió con la promesa de la devolución. «Hubo un momento en que preparé el guión con el regreso de los habitantes originarios a las islas. Pero el tiempo iba pasando. En 2006 les dijeron que tendrían por fin el barco que les devolvería a su tierra, pero resultó ser sólo un permiso para visitar Chagos durante un solo día».

Y ese final soñado aún no se ha producido. «Es una población desesperada, que no puede entender por qué no les devuelven lo suyo después de que hasta la Cámara de los Lores votara a su favor», cuenta Michel Daëron. Detrás de todo el proceso de deportación realizado entre 1970 y 1973 hay muchos puntos que se han ocultado a la opinión pública desde entonces, según se cuenta en el filme.

La programación de hoy se completa con el filme 'Benda Bilili!', que cuenta la historia de un grupo musical de jóvenes congoleños con minusvalías, que quieren triunfar en los escenarios de toda Europa.

Fotos

Vídeos