Las prestaciones de Bienestar Social crecieron en 2010, «un año marcado por la crisis»

M.A.I.IRUN.

El alcalde, José Antonio Santano, y la delegada de Bienestar Social, Cristina Laborda, presidieron la reunión del Consejo Asesor de Bienestar Social para la presentación de la memoria de 2010. Hace mes y medio, las comisiones presentaron las acciones realizadas y, en esta ocasión se realizó un balance de la actividad general del área, marcando las líneas estratégicas para la política social futura.

El alcalde recordó que «estamos en un punto de inflexión en las políticas sociales, tenemos que saber dirigirlas de manera práctica a quienes de verdad las necesitan. Son tiempos difíciles y cada irunés que tenga un problema y necesite ayuda va a tener abiertas las puertas de este ayuntamiento. Pero también queremos que los que tengan posibilidad de incorporarse al mundo laboral lo hagan y no se acostumbren a recibir ayudas sociales permanentemente». Apuntaba, en este sentido, la reciente incorporación de 7.500 nuevos desempleados a las listas del Inem, «gente que estaba en las listas de ayudas pero no en las de la búsqueda de empleo. Necesitamos que la gente sea activa en la solución de sus problemas».

Laborda repasó las actuaciones del área en el último año que, reconocía, «ha estado marcado por la crisis económica. Nuestro trabajo ha estado centrado en intentar dar respuesta a las necesidades de las personas y mantener la cohesión social».

Tres bloques

Desgranando las líneas generales de la actuación municipal en este ámbito, Laborda destacaba tres grandes bloques. Dos de ellos corresponden a los programas preventivos y al trabajo con las asociaciones. Sobre el tercero, Laborda señalaba que «como Ayuntamiento tenemos graves limitaciones para buscar soluciones a la crisis global, pero hemos trabajado para cubrir las necesidades más básicas de las personas y mejorar sus condiciones de vida». Destacó que «el número de prestaciones concedidas a familias creció de 2.122 en 2009 a 2.780. El gasto en prestaciones económicas ha ascendido a algo más de 8 millones de euros, frente a los 6.874.313 de 2009», aunque esto se financia, «fundamentalmente desde el Gobierno Vasco». El Plan + Euskadi 09 permitió contratar a 76 personas perceptoras de renta de garantía de ingresos y la experiencia piloto iniciada con Lanbide «sitúa a Irun en el camino de un nuevo trabajo para la inclusión social».