Boda de la 'jet' en Biarritz

Se casaron Jaime Castellanos y Marta de la Rica Entrecanales

JOTI DÍAZ JOTIDIAZ@FACILNET.ES
La iglesia de San Martín de Ahetze, cercana a Biarritz, donde contrajeron matrimonio Marta y Jaime./
La iglesia de San Martín de Ahetze, cercana a Biarritz, donde contrajeron matrimonio Marta y Jaime.

Doce componentes del Orfeón Donostiarra participaron en la ceremonia que unió a Marta de la Rica Entrecanales y Jaime Castellanos, boda que veremos reflejada en el papel couché y celebrada en la iglesia de San Martín en Ahetze, a pocos kilómetros de Biarritz. Los componentes del Orfeón Donostiarra, agrupados por la empresa Intermezzo, que coordina Iñigo Laborería, interpretaron doce canciones, entre ellas dos en euskera: 'Agur Jesus en Ama' y el 'Padre Nuestro' y otras de Mozart y Bach. Recibieron numerosas felicitaciones por su actuación.

La boda ha sido considerada por las revistas de corazón como la primera del año en la alta sociedad española. Reunió 700 invitados que llenaron los hoteles de la zona destacando el lujoso hotel du Palais, en la playa de Biarritz. Entre los asistentes destacamos a gentes de la alta sociedad madrileña: Ana Patricia Botín, Manuel Guash, Juan Arena, Borja Prado, Cayetana Álvarez deToledo, Jaime de Marichalar, varios componentes de la familia Domecq , Rodrigo Rato, Pedro J. Rámirez, Ágatha Ruiz de la Prada y Covadonga OShea. Llegaron con retraso el presidente del Real Madrid Florentino Pérez y el presidente del banco Santander Emilio Botín, por la reunión que mantuvieron con el presidente Zapatero, diferentes empresarios españoles.

El lugar elegido para la ceremonia religiosa fue la iglesia de San Martín, un edificio del siglo XVII en Ahetze, una pequeña localidad a pocos kilómetros de Biarritz. La novia, hija de Blanca Entrecanales Domecq y Javier de la Rica Aranguren, es interiorista y veranea desde siempre en esta zona del País Vasco francés. Ella decidió el escenario para rememorar recuerdos de la infancia con el inicio de un cambio de estado civil. Marta eligió un diseño tipo años 20 firmado por las hermanas Molinero, las mismas que vistieron durante años a la reina Sofía.

De la iglesia, los invitados se trasladaron a un caserío, propiedad de un norteamericano. La casa permaneció cerrada y el convite y posterior baile se organizó en tres carpas ubicadas en el jardín. Los organizadores no calcularon el buen tiempo que haría el sábado y, las altas temperaturas obligaron a retirar los laterales de dichas carpas.

El menú, consistió en ragout de frutos del mar con verduras, pechuga de pularda rellena de foie con manzanas asadas, espárragos verdes y patatas a la crema. De postre, bombón de chocolate con sorbete de frutos rojos. Vinos de Vallegarcía y champán de Ruinart. Como en todas las bodas tradicionales, hubo vals e intercambio de parejas. Jaime de Marichalar, asiduo a la capital donostiarra fue uno de los más elegantes de la boda. La fiesta finalizó a altas horas de la madrugada.

Donosti en Bruselas

Donosti sigue interesando en el mundo. En esta ocasión un periódico gratuito de Bruselas, 'Metro', con una tirada de 265.000 ejemplares en francés y flamenco, dedicó ayer una una sugerente propuesta turística de nuestra ciudad. Una foto de la bahía iba acompañado de un texto descriptivo de la ciudad.