La operación de integración de Ikusi en Ormazabal rondó los 90 millones

La sede sigue en Miramón y como consejero delegado entra José Jaio

DAVID TABERNASAN SEBASTIÁN.
Javier Ormazabal y Thierry Delmas, ayer en Bilbao. ::
                             LUIS ANGEL GÓMEZ/
Javier Ormazabal y Thierry Delmas, ayer en Bilbao. :: LUIS ANGEL GÓMEZ

No solo no será traumática, sino que, en esencia, seguirá su propio camino con relativa autonomía. La operación de integración de la multinacional guipuzcoana Ikusi en el grupo vizcaíno Ormazabal, que ha permitido la creación de una nueva corporación industrial vasca con vocación de liderazgo mundial en los sectores de electricidad, electrónica y telecomunicaciones, habría rondado los 90 millones de euros. Con esta alianza, el Grupo Ormazabal prevé alcanzar este año una facturación de unos 590 millones, de los cuales Ikusi aportaría 170, que incluirían la incorporación en 2011 de 30 nuevos trabajadores. En una práctica habitual del grupo que preside Javier Ormazabal en sus procesos de adquisiciones, Ikusi seguirá manteniendo sus instalaciones y su actividad central en el Parque de Miramón. Entre las pocas variaciones, según ha podido saber este periódico, Ormazabal ha nombrado consejero delegado de Ikusi a un estrecho colaborador suyo: José Jaio.

Tras meses de conversaciones y negociaciones, Javier Ormazabal y Ángel Iglesias, presidente de Ikusi, acordaron el pasado mes de diciembre crear una corporación, en la que Ikusi se integraría al 100%, mientras que Ormazabal, grupo compuesto por nueve empresas, aportaba la parte eléctrica de su negocio, que viene a representar el 90% de su facturación y plantilla.

La nueva corporación ha quedado controlada en un 94% por la familia Ormazabal y el 6% restante por la familia Iglesias, tal y como ayer confirmó el propio Javier Ormazabal en un desayuno de trabajo con los medios de comunicación.

«El proceso de incorporación está marchando por un camino muy razonable. Los dos negocios son diferentes, pero hay elementos complementarios que pensamos explotar sobre todo a largo plazo», detalló el presidente del grupo vizcaíno.

Caja Navarra, el 32%

Fuentes solventes conocedoras del proceso sitúan el montante de la operación en torno a los 90 millones de euros, de los cuales una parte habría sido a través de canje de acciones. De hecho, días después de conocerse el acuerdo de alianza, Caja Navarra vendía a Ormazabal su participación del 32,23% en Ikusi por cerca de 30 millones de euros, tal y como ayer confirmó el presidente del grupo vasco.

El propio Javier Ormazabal defendió las ventajas de crear un gran grupo industrial que integre las actividades de ambas compañías: la fabricación de componentes eléctricos del Grupo Ormazabal con los sistemas de telecomunicaciones y nuevas tecnologías de Ikusi. La alianza permitirá a Ormazabal incrementa su plantilla de 2.000 a 3.000 personas. «No hay bloqueo. Podremos aumentar nuestra capacidad de oferta en campos como el coche eléctrico o las redes inteligentes y crear sinergias ante clientes que han sido comunes como los aeropuertos», admitió Ormazabal.

De momento, la estrategia de adquisiciones en la que se ha embarcado el Grupo Ormazabal y que le ha llevado a integrar a Ikusi le permitirá alcanzar este año una facturación global de alrededor de 580 ó 600 millones, de los cuales Ormazabal aporta unos 420 ó 425 millones e Ikusi, que cerró con 125 millones en 2010, podría llegar a los 170 millones en 2011.

Fotos

Vídeos