Adegi dice que no hay cartas de extorsión de ETA desde noviembre

El fin del chantaje a empresarios es clave a la hora de verificar que se cumple al alto el fuego etarra

JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.
Adegi dice que no hay cartas de extorsión de ETA desde noviembre

En el seno de los empresarios había dudas y temores, pero, de momento, parece que el alto el fuego general de ETA, en vigor desde el 10 de enero, se está cumpliendo también en lo referente al cese del chantaje económico. El presidente de la patronal guipuzcoana, Eduardo Zubiaurre, afirmó ayer que no tienen constancia de la existencia de nuevas cartas de extorsión desde noviembre del año pasado. Unos datos que coinciden con los del Gobierno central, que ya destacó hace unos días, por boca del ministro Ramón Jáuregui, que desde octubre no se habían producido nuevos casos.

Pero fue ayer Zubiaurre quien oficializó el nuevo escenario que parece que empieza a asentarse entre los empresarios. Era la primera vez que un portavoz oficial de la patronal aludía al asunto, casi un mes después del alto el fuego. A preguntas de los periodistas, el dirigente de Adegi confirmó que no tienen constancia del envío de nuevas misivas a empresarios guipuzcoanos desde noviembre de 2010 y aseguró que «se mantiene una situación positiva de tranquilidad y ausencia de este tipo de violencia».

El cese de la extorsión es una cuestión clave a la hora de verificar si realmente ETA está cumpliendo realmente con un alto el fuego de garantías. En los anteriores procesos, el de 2006 sin ir más lejos, diversos sectores empresariales denunciaron que el envío de misivas de extorsión terrorista persistía pese a haberse decretado una tregua por parte de ETA.

Elemento clave

Por ello, con el nuevo pronunciamiento etarra, se ha incidido en la necesidad de que se garantice el cese del cobro del denominado 'impuesto revolucionario'. De hecho, dirigentes de la izquierda abertzale como el propio Rufi Etxeberria aclararon desde el principio que el carácter general del alto el fuego englobaba el fin de las cartas remitidas a los empresarios para que pagaran a ETA.

En todo caso, las patronales vascas mantienen la cautela pese al alto el fuego vigente. Zubiaurre consideró ayer que el anuncio de ETA de declarar una tregua «verificable internacionalmente» es un «paso positivo, pero insuficiente». En un acto en San Sebastián, recordó que la Confederación Empresarial Vasca (Confebask) y las tres patronales territoriales de Euskadi ya se pronunciaron en este sentido y demandaron la completa desaparición de la organización terrorista.

Zubiaurre dijo que «el clamor de esta sociedad y de los empresarios como parte de la misma es que desaparezca un elemento como ETA, que es absolutamente distorsionador, perjudicial, inaceptable y anacrónico». El objetivo es que «este país pueda pasar página de una forma normalizada construyendo una convivencia favorecedora de la convivencia, la ética o la economía», apunto. Por ello, el presidente de Adegi concluyó deseando que «esa realidad llegue, porque mientras tanto nos parecerá que estamos incompletos».