Eustat computa una pérdida de 17.900 empleos ante la sorpresa del Gobierno

El Ejecutivo vasco señala que «no hay datos que reflejen una realidad tan catastrófica». El servicio vasco de estadística estima que el número de parados aumentó en 11.700 personas en el último trimestre de 2010

MIGUEL ANGEL MATA MMATA@DIARIOVASCO.COMSAN SEBASTIÁN.

El Instituto Vasco de Estadística (Eustat) publicó ayer su encuesta de la población en relación con la actividad (PRA) correspondiente al cuarto trimestre de 2010, que computa una pérdida de 17.900 puestos de trabajo en Euskadi entre octubre y diciembre. De ellos, 5.200 se habrían destruido en Gipuzkoa, 1.800 en Álava y 10.900 en Vizcaya. Pocas veces una estadística ha causado tanto asombro. El Gobierno Vasco se apresuró a señalar que el resultado de la encuesta le parece «sorprendente», porque «no hay otros indicadores que reflejen una realidad tan catastrófica». Muy al contrario, el Ejecutivo confiaba en que los datos del cuarto trimestre apoyasen su tesis de que la destrucción de puestos de trabajo en Euskadi pasó a la historia en el primer trimestre del año pasado. Se basa para ello en la evolución desde entonces de personas inscritas en el Servicio Público de Empleo (antiguo Inem) o el aumento de las afiliaciones a la Seguridad Social, entre otros datos.

Lejos de contribuir a ese moderado optimismo, la PRA de la parte final de 2010 exhibe un descalabro del mercado laboral vasco. El Eustat cifra el total de ocupados en Euskadi en 942.000 personas, 17.900 menos que en el trimestre anterior y 9.100 menos que a finales de 2009. En Gipuzkoa, el total de personas con trabajo descendió hasta las 308.400. Esto es, 5.200 menos que tres meses antes y 2.300 menos que hace un año. Menos puestos de trabajo facilitó que aumentara el número de parados. La cifra de desempleados creció en Euskadi nada menos que en 11.700 personas en tres meses y en 13.800 en un año, hasta los 104.200 afectados, siempre según el Eustat. En Gipuzkoa se encuentran en esta situación 29.500 ciudadanos, 6.900 más que en el trimestre anterior y 5.700 más que en 2009.

La EPA, el próximo viernes

Los departamentos de Empleo y Economía (el Eustat depende de este último) del Gobierno Vasco acogieron la estadística con estupor. El viceconsejero de Trabajo, Javier Ruiz, calificó los resultados de «sorprendentes», «fuera de tendencia» y remarcó que ofrecen «cierta discrepancia» con otros indicadores estadísticos, como los de la Encuesta de la Población Activa (EPA) que elabora a nivel estatal el Instituto Nacional de Estadística (INE). Precisamente el próximo viernes, día 28, se hará pública la EPA del cuarto trimestre.

Ruiz añadió que aunque el paro registrado ha tenido un «pequeño incremento» en los últimos meses, éste «no ha sido, en ningún caso, de la magnitud que expone la encuesta». «Y la afiliación a la Seguridad Social ha subido», insistió. El viceconsejero se remitió a los datos que ofrezca la EPA la próxima semana, que servirán para «clarificar» la situación.

Desde Economía, sin poner en duda el trabajo realizado por el personal del servicio estadístico, también se tildó los resultados de la PRA de «sorprendentes» e «imprevistos». Fuentes del departamento que dirige Carlos Aguirre recordaron que la caída de 17.900 ocupados de la que habla el Eustat supone que se han destruido los 17.400 empleos creados desde abril (8.400 en el segundo trimestre y 9.000 en el tercero, también según el Eustat). «Y no da la impresión de que la parte final del año haya sido tan mala como para que se haya perdido todo el empleo creado en los seis meses precedentes», subrayan las fuentes.

Economía descartó que los resultado de la PRA estén influidos por el destacado aumento de inscripciones en las listas del paro en diciembre, después de que el Gobierno Vasco obligase a ello a los perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos como requisito para seguir cobrando este subsidio. «Eso se produjo a finales de diciembre, cuando la mayor parte del trabajo de campo para la encuesta ya estaba hecho. Además, la situación de esas personas no ha cambiado. Estaban desocupadas y lo siguen estando».

La patronal vasca Confebask y su asociada guipuzcoana Adegi eludieron valorar estos datos, si bien algunas fuentes empresariales coincidieron con el Gobierno en mostrar su «sorpresa» por el resultado de la encuesta.

Acertada o no, la PRA achaca la caída de la ocupación principalmente al sector Servicios, que perdió 12.300 empleos en el último trimestre. La Construcción siguió con su calvario, que se tradujo en otros 4.300 ocupados menos, mientras que la Industria, impulsora de la recuperación laboral de los meses anteriores, cambió de tendencia y perdió 2.000 profesionales. La Agricultura fue el único sector con datos positivos, al ganar 700 puestos de trabajo.