«ETA dejará las armas este año y el Acuerdo de Gernika será la hoja de ruta para conseguir la paz y la normalización»

Patxi Zabaleta. Coordinador general de Aralar. Aboga por que la sociedad exija cada vez más a ETA y al Estado que cumplan el pacto suscrito entre abertzales

ANTTON IPARRAGUIRRESAN SEBASTIÁN.
Ilusionado. Patxi Zabaleta tiene muchas esperanzas puestas en el nuevo año, tanto en lo político como en lo personal. ::                             AZANZA/
Ilusionado. Patxi Zabaleta tiene muchas esperanzas puestas en el nuevo año, tanto en lo político como en lo personal. :: AZANZA

El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, está convencido de que el recién estrenado 2011 pasará a la historia porque será el año en el que ETA abandone definitivamente las armas. Remarca que para ello el Acuerdo de Gernika, suscrito por su partido junto a Batasuna, EA y Alternatiba, además de sindicatos y colectivos sociales aber-tzales, debe ser la «hoja de ruta, ya que permitirá la pacificación y normalización de Euskal Herria».

- ¿Cuál es su balance de 2010 y cómo ve el recién estrenado año?

- En términos económicos y sociales la situación es muy preocupante. La crisis no sólo no ha amainado, sino que el número de parados sigue creciendo y el de excluidos empieza a ser muy grande. En segundo término, seguimos esperando que se den más pasos que completen el camino que se está haciendo hacia la pacificación y normalización política de Euskal Herria. Además, por lo que respecta a Aralar, ésta es ya una referencia imprescindible en el panorama político vasco navarro.

- Olentzero no ha traído la paz, como predijo Rufi Etxeberria. ¿Cuáles pueden ser a su juicio las razones del retraso de un comunicado de ETA anunciando el abandono definitivo de las armas?

- Sinceramente, no sé cuáles son los motivos para que ETA no dé más pasos. Sí tengo claro que el Acuerdo de Gernika firmado el pasado 25 de septiembre es la hoja de ruta para la normalización y pacificación de Euskal Herria. Tiene innovaciones y virtualidades diferentes de las que han estado presentes en otras experiencias, como la de Lizarra-Garazi. En cualquier caso, estoy convencido de que en este año se cumplirá el documento de Gernika y ETA dejará las armas. Aunque siempre hay riesgo de una escisión y la creación de una 'ETA auténtica', similar a lo ocurrido con el IRA, sería un riesgo condenado a ser no sólo marginal, sino también extremadamente minoritario.

- ¿Si ETA no declara un alto el fuego permanente, unilateral y verificable, como le exige el Acuerdo de Gernika, quedaría este documento en papel mojado?

- Yo tengo una convicción muy profunda de las posibilidades de ese acuerdo, y creo que ETA lo tendrá que cumplir y también el Estado. No lo digo como una imposición, sino porque es lo que exige la sociedad vasca, española y europea, y lo va a exigir cada vez con más fuerza.

- ¿Tiene Batasuna más responsabilidad sobre ese cumplimiento?

- Todos los firmantes tenemos la misma responsabilidad, cada uno con sus especificidades. No somos más que meros representantes de la sociedad. Incluso nos tenemos que sentir representantes de las fuerzas políticas que aún no lo han rubricado. Creo que la inmensa mayoría de los votantes y miembros del PNV, PSE, incluso muchos del PP y de EB, están de acuerdo con el documento y tenemos que arrastrar a toda esa multitud la exigencia de que se cumpla. Batasuna tiene la especificidad de su mayor audiencia por parte de ETA, pero no otra cosa. El primer paso era dar a conocer el texto, y eso ya está hecho, ahora lo que tenemos que hacer es movilizar a la sociedad y al pueblo para que se cumpla lo firmado.

- ¿Queda en entredicho la labor de los mediadores internacionales mientras no se pronuncie ETA?

- El papel de los mediadores y la Declaración de Bruselas son también unos hitos necesarios para el camino hacia la paz y la normalización, y deben ser merecedores de una alta valoración. Son los que, sin duda alguna, van a dar fe y van a testimoniar la veracidad de los avances.

- Los partidos del Acuerdo de Gernika han convocado para el próximo sábado en Bilbao una manifestación en defensa de los derechos de los presos de ETA.

- Todos tenemos que defender y tomar en consideración sus derechos, con independencia de sus pensamientos políticos. Si no hubiera existido la injusta y perniciosa dispersión de los presos políticos vascos, estos evolucionarían de una manera muy diferente a como lo están haciendo, de una forma mucho más rápida y vehemente. La política penitenciaria del Gobierno es injusta, retrógrada y contraproducente.

- Pues el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, mantiene que el Gobierno no moverá ni una coma su política antiterrorista.

- Las palabras del señor Rubalcaba en el Día de los Inocentes son, además de bastante propias de un engreimiento, no sólo contradictorias en sí mismas, sino que además van a quedar obsoletas en muy poco tiempo. ¿Cómo va a existir una política antiterrorista cuando no haya terrorismo? ¿No está hablando de algo que se va a quedar caduco en cuanto empiece a cumplirse el Acuerdo de Gernika? La contestación a esa frase ofensiva del señor Rubalcaba tendría que ser que se está haciendo la paz unilateralmente, se seguirá haciendo y se hará con quienes quieran contribuir a ella, y frente o al margen de los que no lo deseen.

- La pasada semana afirmó, ante la denuncia de la patronal Confebask, de que no entiende que «en un proceso de pacificación haya cartas de extorsión» a empresarios, que no hay que «sublimar» este hecho.

- Yo dije que no hay que sublimar las noticias que haya a ese respecto porque no están confirmadas y porque pueden ser una excepción dentro de la regla general. La libertad existe, aunque haya un fallo en la libertad, la paz existe, aunque haya un fallo en la paz. Hay que criticar y denunciar cada caso de extorsión, pero no se puede decir que no se avanza hacia la paz, aunque ésta no sea perfecta. No minimizo, pero no quiero que de la existencia de una excepción se saque una conclusión absoluta.

- ¿Qué opina del hecho de que Arnaldo Otegi diga en The Wall Street Journal que «ETA está preparada para abandonar la violencia»?

- Responde a una voluntad y un deseo, y también a algunos conocimientos que él tenga, y quizá también a algunas intuiciones, por tanto las comprendo. Sin embargo, no basta con expresiones o convicciones más o menos firmes y que pueden ser sinceras. Insisto en que se debe exigir a ETA el cumplimiento del Acuerdo de Gernika.

- ¿Y en qué situación quedaría el Acuerdo de Gernika si hay una alianza electoral entre la izquierda abertzale y EA?

- Si se confirma, nosotros lo respetaremos. Además, siempre hemos dicho que el Acuerdo de Gernika no es una propuesta partidista y que está abierto al PSE y el PNV. El primero no ha querido rubricarlo y el segundo nos contestó por escrito que tenía relaciones con cada uno de los firmantes y no consideraba oportuno reunirse con todos juntos. Agregó que por el momento no iba a adherirse al acuerdo, aunque lo valoraba positivamente. Hago ahora pública esa contestación porque algún miembro del PNV ha dicho que no se les invitó a firmar el documento. También quiero destacar que el hecho de que en las próximas elecciones las fuerzas firmantes estemos en ofertas diferentes no hace sino repetir lo que ocurrió con el Acuerdo de Lizarra-Garazi. Después de ser rubricado hubo una propuesta electoral del PNV y EA, otra de Euskal Herritarrok y otra de Izquierda Unida. Eso fue normal. Pero, en cuanto a su desarrollo, el Acuerdo de Gernika tiene una importante diferencia con respecto al de Lizarra. Esta última fue un estruendo que abrió entusiasmo en la población, y fue minándose, entre otras razones, por la reanudación de la kale borroka, disensiones internas y la falta de logros concretos. El de Gernika tiene que ser un acuerdo humilde que debe ir convenciendo a la gente de que contiene los condicionamientos irreversibles para una verdadera pacificación.

- Los próximos meses van a estar marcados por las elecciones municipales y forales del 22 de mayo, ¿cómo las encara su partido?

- Estoy convencido de que Aralar seguirá creciendo e implantándose poco a poco como una alternativa real y verdadera. Nuestro pronóstico y objetivo es consolidarnos sobre todo en los grandes núcleos urbanos y contar con una presencia decisoria en las Juntas Generales.

- ¿Apoyaría Aralar al PNV si se materializa la entente Batasuna-EA?

- Vamos a actuar con absoluta independencia de lo que hagan los demás, y priorizando las políticas de izquierda, progresistas y el derecho a decidir de nuestro pueblo. Por supuesto, debemos hacer inviable un frente PP-PSOE, y más en Gipuzkoa, donde queremos ser una fuerza que esté al par o por encima del PP.

- ¿Qué opina del hecho de que EA no cierre la puerta a la entrada de Batasuna en NaBai?

- Nosotros tampoco se la hemos cerrado y ya en 2003 les invitamos a entrar pero se echaron atrás. Nadie tiene derecho a veto, ni los que están adentro para que no entre nadie, ni los que están fuera para sacar al que está dentro. Ésa es nuestra postura y la llevaremos hasta el final. Quiero destacar, asimismo, que NaBai no es igual que las otras uniones que han hecho Batasuna y EA en base al documento Lortu Arte, que no lo firmamos porque no aceptaron que la defensa del derecho a decidir sea de una forma transversal.

- ¿Le pone nervioso pensar que 2011 puede ser el año en el que se convierta presidente de Navarra al ser cabeza de lista de NaBai?

- No. Lo siento como un desafío personal. Creo que estoy preparado para ser presidente de Navarra, y tengo un bagaje político suficiente como para abordar los retos. Si nos toca gobernar lo haremos con austeridad, rigor y por igual a todos los navarros.

- ¿La supuesta lucha interna dentro de NaBai no ayuda mucho, no?

- Eso ha sido más en la prensa, que en la realidad. Al margen de que riñamos, estamos creciendo en intención de voto y en apoyo de los ciudadanos, según dicen las encuestas.

- ¿Qué le parece que el 61% de los ciudadanos no confía en el Gobierno Vasco, según se señala en el último Euskobarómetro?

- Es una cifra escalofriantemente alta. Pone de manifiesto el agotamiento de la alternativa del PSE y PP, que es vacía en sí misma.

- Los encuestados también suspenden a todos los políticos.

- Es evidente que la clase política tiene una muy baja valoración, pero subrayo que dentro del cinco para abajo la persona que más se acerca es Aintzane Ezenarro, y luego yo. Demuestra que Aralar es la segunda opción de buena parte del electorado del voto nulo, del PSE y del PNV.