Regreso, victoria y fiesta

La selección vasca remontó en la segunda parte, con goles de Gurpegui, Labaka y Muniain

IÑIGO MARÍNSAN SEBASTIÁN.
Líder. Prieto fue una pesadilla para los defensas venezolanos. Sus combinaciones con Zurutuza fueron lo mejor a lo largo del primer periodo. ::                             AGUADO/
Líder. Prieto fue una pesadilla para los defensas venezolanos. Sus combinaciones con Zurutuza fueron lo mejor a lo largo del primer periodo. :: AGUADO

La Selección Vasca de fútbol regresó ayer con victoria tras tres años de parón y se impuso con claridad en San Mamés a Venezuela, por 3-1, remontando en la segunda mitad con goles de Carlos Gurpegui, Mikel Labaka e Iker Muniain un tanto de Oswaldo Vizcarrondo antes del descanso.

La Euskal Selekzioa estuvo como se esperaba, bien. En la primera mitad no llegó el premio del gol, pero el dominio de los vascos fue abrumador. Aunque los visitantes achucharon los primeros diez minutos, con mucha presión sobre la salida del balón, poco después se limitaron a bombear balones para organizar ataques rápidos. La segunda parte fue brillante y con goles. Sólo cambiaron los jugadores.

Xabi Prieto y Zurutuza fueron quienes llevaron el peso de los euskaldunes en el primer periodo, salvo alguna aparición contada de Gabilondo. Las combinaciones sin fin entre los donostiarras sacaron de quicio a los zagueros sudamericanos. Los generadores del juego verde estuvieron perfectamente escudados por Aranburu, siempre atento a los posibles robos de los visitantes, su gran baza.

La 'vinotinto' sabía a lo que había venido. Mucha presión, balones largos y jugadas rápidas de no más de tres o cuatro toques. Si no acertaban y daban tiempo a los vascos para recomponer filas, no sabían qué hacer con el balón y terminaban regalándolo. Eso sí, su mayor peligro vino en robos en el medio del campo y en jugadas a balón parado, como llegó el primer gol de la noche.

Una falta botada desde la banda izquierda por Evelio Hernández fue empujada por Oswaldo Vizcarrondo en el primer palo a los 31 minutos. El marcador estaba en contra, pero no reflejaba lo ocurrido hasta el momento.

Prieto y Zurutuza

La Euskal Selekzioa controló el juego y dispuso de multitud de ocasiones, como un cabezazo de Joseba Llorente a los diez minutos que habría cambiado la historia por completo. También pudo llegar el gol de la tricolor poco después, tras una combinación entre Aranburu, Zurutuza y Prieto, que éste último envió al área en forma de centro para que Igor Gabilondo rematara fuera. Para el primer cuarto de hora de partido la selección de Venezuela ya había renunciado a la posesión, que recaía en Aranburu, Prieto y Zurutuza.

Y es que los tres futbolistas de la Real camparon a sus anchas por La Catedral. Lástima que las grietas del muro defensivo visitante no aparecieran hasta el segundo tiempo. Es cierto que les costó coger ritmo y sufrieron los primeros minutos con la salida en tromba de los sudamericanos, pero también lo es que cuando los jugadores entraron en calor un vendabal verde invadió el césped de San Mames.

La ambición de Agirretxe

Iribar y Etxarri meditaron los cambios durante el primer periodo. De hecho, nada más llegar el tanto visitante, media docena de reservas vascos se dirigieron a la banda a calentar.

La segunda parte fueun continuo asedio dirigido por Javi Martínez por el centro y Susaeta y Muniain por las bandas, bien ayudados por Toquero y un ambicioso Agirretxe arriba.

Dio gusto ver el empeño que puso. Qué manera de insistir en perforar la meta rival. El de Usurbil lo intentó de todas las formas y colores. Nada más salirrealizó un remate al que le faltó precisión. Poco después remató de cabeza a las manos del meta venezolano y más tarde aprovechó un centro raso de Susaeta para rematar a portería, pero Hernández le ganó de nuevo la partida.

El ariete, lejos de desanimarse, siguió intentándolo y apunto estuvo de lograr el gol tras enganchar a bote pronto un disparo con su pierna izquierda que salió a la derecha del guardameta visitante.

Vizcarrondo, el central diestro que anotó el primer tanto fue uno de los protagonistas de la noche, ya que fue quien desvió el disparo de Gurpegui que supuso el empate, un lanzamientos al que probablemente hubiese llegado Daniel Hernández si no hubiese rozado en su compañero.

Gol de Labaka

El segundo tanto de la Euskal Selekzioa se mascaba tanto como el primero y sólo quedaba esperar la forma en que iba a llegar. Y lo hizo en un córner desde la izquierda que botó Susaeta, peinó el campeón del mundo Javi Martínez y que remachó junto al segundo palo Mikel Labaka, uno de los cambios de última hora en la 'tricolor'. El realista festejó con rabia el tanto, que animo un poco más, si cabe, la fiesta que había montada en La Catedral.

Cerró el marcador Muniain, quien se aprovechó de un error en la circulación de balón entre los defensores rivales para cerrar el marcador a poco del final. Fue ese tanto digno colofón a una segunda parte excepcional de la Euskal Selekzioa.

El segundo de los campeones del mundo en Sudáfrica con los que contó ayer la Selección Vasca, Xabi Alonso, jugó sólo durante la última media hora. Fue salir al campo y sentir que un toque de distinción se adueñaba del césped de San Mamés. Cada cambio de juego levantaba un oooh de admiración. Sólo faltaba ganar el partido y se consiguió. Regreso, victoria y fiesta.

Fotos

Vídeos