Osinbiribil se someterá a una «adecuación mínima» en 2011

El Gobierno ha anunciado que deben dejarse las huertas antes del 1 de marzo para que los trabajos puedan comenzar

IÑIGO MORONDOIRUN.

El parque de Osinbiribil es una de las pocas deudas que la ciudad tiene con el Plan General aún vigente. El Gobierno municipal no quiere que el mandato termine sin que el proyecto eche a andar de alguna manera y ha anunciado a los actuales explotadores de las huertas que deben abandonar la zona antes del 1 de marzo. En rigor, ese suelo es municipal desde 2001, tras una expropiación forzosa cuyo precio fijó, finalmente, el Tribunal Supremo en 2008 cerrando un largo periplo judicial.

Lo que el área municipal de Obras prevé es que en marzo puedan iniciarse unos primeros trabajos de «adecuación mínima» del entorno. Un trabajo diseñado por la oficina técnica municipal que supondría «eliminar las casetas, explanar el terreno, revegetar y, si se puede, incluir algún camino de acceso y alguna zona de estancia», explica el delegado del área, Miguel Ángel Páez.

No es, desde luego, el parque esperado. El diseño definitivo está contratado ya con Estudio 22 Arquitectos y se espera que esté terminado a lo largo de 2011 y dentro de los acuerdos presupuestarios con las asociaciones vecinales, existe el compromiso consistorial de mantener informada a la AVV de Dunboa sobre los avances a este respecto. Así, el año que vamos a estrenar debería servir para que Osinbiribil cambie su aspecto actual y para que dibuje el que tendrá en el futuro. En cualquier caso, «lo que se va a hacer es una actuación blanda, un movimiento interno de las tierras, sin meter maquinaria pesada y que no irá en detrimento del proyecto futuro», promete Páez. Parte de la actuación prevista es, incluso, imprescindible y complementaria. «Retirar las casetas tiene trabajo, llevará un tiempo. Al ser zona de marisma no se pueden meter grandes vehículos y además hay materiales que hay que retirar con cuidado para su tratamiento y reciclaje». Los trabajos se adjudicarán con dinero de 2011, 400.000 euros recién aprobados en el presupuesto. «El objetivo es pasar del actual uso privativo a un uso de disfrute público que esperamos poder ofrecer hacia el verano».

Obras y quejas

Precisamente, las personas que estaban trabajando la tierra en Osinbiribil han comenzado una movilización con el objetivo de que el Ayuntamiento se sensibilice con su situación. «Llevamos años trabajando estas huertas. Casi todos somos jubilados, mayores, que encontramos en esto ocio y disfrute, que nos esforzamos y pasamos el tiempo». Saben que no tienen mucho margen de exigencia en un suelo que no es de ellos, «pero creemos que el Ayuntamieno debe darnos una solución para poder seguir con la huerta». Así se manifestaban en una reunión que hace dos semanas celebraron los afectados para tratar de buscar juntos una salida adecuada. «Hemos ampliado el plazo atendiendo a su reclamación de recoger la cosecha invernal», admite Páez. «También estamos estudiando la posibilidad de desarrollar huertas ecológicas, como han hecho otros municipios, pero éstas distan mucho de lo que hay en Osinbiribil o en San Miguel-Anaka».