El PP lamenta que Irun tenga los presupuestos «de una minoría»

«El PSE se aprovechó de una circunstancia y su presupuesto se le impuso a la mayoría», afirma Bengoechea

I. MORONDOIRUN.

El Grupo Popular del Ayuntamiento de Irun mostró su contrariedad porque Irun «tenga los presupuestos de la minoría de la ciudad impuestos a la mayoría que quedó anulada por una triquiñuela». Su portavoz, Juana de Bengoechea, se refería a que «aprovecharon las circunstancias, causadas por otros grupos. Pero el PSE se equivocaría si creyera que ese presupuesto es producto de una voluntad común».

En el Pleno, el PSE se encontraba con mayoría circunstancial: Gobierno 12 - oposición 11. Las elecciones dejaron un 12-13 y la renuncia insustituible de un edil de la ilegalizada ANV lo convirtió en 12-12. La reciente dimisión de otro edil, de Aralar, sí se suplirá, pero los trámites llevan un tiempo y para los presupuestos la Corporación quedó en ese 12-11. «El Gobierno había convocado este Pleno antes de saber nada de esa dimisión», admitía Bengoechea. Sin embargo, criticaba que «como tenía mayoría, al PSE no le interesó el consenso. Ese el verdadero talante del Gobierno socialista: ni quiere unir opiniones a favor de Irun, ni el alcalde es el alcalde de todos. Su consenso es que su minoría se imponga a la mayoría».

A estas críticas sobre el comportamiento plenario del PSE, la portavoz popular añadió otras relativas a la gestión que ya mencionó en el Pleno presupuestario. Criticó que «un Gobierno que no admite que hay unos problemas para la ciudadanía no está capacitado para resolverlos». A este respecto, mencionó que «dicen que Irun es seguro y niegan que haya inseguridad en la ciudad, pero la gente a nosotros nos dice que no pasa por determinados sitios, ni sale a unas horas concretas. Eso no se resuelve si se niega que sea verdad. Lo mismo con los problemas de aparcamiento, con la iluminación de algunas calles...».

Por último habló de la «publicidad propagandística» y puso como ejemplo la revista municipal. «Hace un resumen del año sólo con inauguraciones, proyectos... Sí, Irun es una ciudad viva, es verdad, pero se olvidan problemas, como el paro». Bengoechea ve al PSE «nervioso por las encuestas electorales; hostil y barriobajero con quien no opina como él. Se vio en el Pleno. Pero no vamos a caer en esa guerra», prometía la edil. «Seguiremos trabajando por Irun, con disposición para llegar a acuerdos y que la ciudad avance».