André Malraux y la protección del cine y las salas en Francia

El Centro Nacional del Cine francés cuida exquisitamente las salas pequeñas y de Arte y Ensayo

B. T.BIARRITZ/BAYONA.

André Malraux fue el autor de 'La condición humana', el combatiente en la Guerra Civil española, el luchador en Indochina, el cineasta de 'Lespoir, Sierra de Teruel'; escapado de un campo de prisioneros, líder de la brigada Alsace-Lorraine en la Francia ocupada, y ministro de Cultura entre 1958 y 1969 (años espléndidos en los que creó Les Maisons de Jeunes et de la Culture, restauró Versalles y envió La Gioconda a Estados Unidos para que todos la admirasen). Pues bien, ese André Malraux actuó rápidamente al ver cómo las grandes producciones cinematográficas de Hollywood conquistaban la Europa que se recuperaba del horror de la II Guerra Mundial. Como ministro, apoyó la ley que ordenaba taxar toda entrada cinematográfica vendida y destinar, actualmente, un 10,72% de toda la recaudación no sólo a fomentar la producción de películas francesas sino a contribuir al mantenimiento de las salas dedicadas a programar películas distintas, difíciles, pequeñas. También abogó Malraux porque ningún municipio donde habitaran 5.000 personas careciera de cine. Así pues, hay salas en poblaciones como Cambo, Hazparren y otros lugares de Lapurdi, Zuberoa (Maule) y la Baja Navarra.

El CNC (Centre National du Cinéma et de lImage Animée) continúa actualmente el trabajo de defensa de la creación,la distribución y la exhibición cinematográficas a través de una serie de ayudas e impuestos que se pueden rastrear en www.cnc.fr y que posibilitan que salas como Le Royal de Biarritz (www.royal-biarritz.com), de propiedad municipal, gestionado por la asociación V.O (importante también la ley de ¡1901! que regula la actividad de las asociaciones culturales sin ánimo de lucro), puedan mantener un elegante pulso con los complejos multisalas de Tarnos o el poderoso Mega CGR de Bayona, cerca de la sede del Aviron Bayonnais.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos