«20 años son nada»

I.M.IRUN.

Tres mensajes claros le mandó ayer la oposición al Gobierno municipal. El primero y principal, consideran este proyecto propio, una apuesta de ciudad, consensuada y respaldado por todos los grupos. Y por eso mismo, coinciden en exigir al alcalde que responda a esa unión con «información constante» para que no vuelva a pasar que asuntos clave, como la reunión de Madrid en la que se cerró este protocolo «lleguen antes a la prensa que a nosotros», le recordaron. Miguel Ángel Páez entonó, literalmente, el «mea culpa» y prometió canalizar toda la información mediante la Junta de Portavoces»

La segunda clave, la financiación. Manuel Millán, Ezker Batua-Berdeak-Aralar, recordaba que no parece que Fomento esté en un momento de afrontar grandes inversiones «como las que esto requiere. No hablamos sólo del TAV: cubrir las vías, mover las de EuskoTren, nueva estación, nuevos viarios, soterrar la variante»... Y aprovechó para indicar que buscar financiación en las plusvalías del suelo sería «irreal» porque «la situación inmobiliaria del pasado no va a volver» e «injusta» porque «encarecería los precios de las nuevas viviendas». Coincidía en ver ese problema Juana de Bengoechea (PP) porque «los compromisos económicos que recoge el protocolo son de mínima definición. En este momento, sabemos que no se puede pedir más, pero cuando lleguen los convenios habrá que pelearlo». En líneas similares se pronunció María Eugenia Iparragirre, que si bien reconoció el valor de lo logrado advirtió que «el camino hasta que esto sea real es largo y duro. Va a haber que pelear mucho cuando estas intenciones se concreten».

Y el tercer mensaje, más que al Gobierno, iba dirigido a la ciudad. «Esto no está hecho». «Sólo hemos empezado». «Tardará al menos 20 ó 25 años». «Será histórico cuando esté hecho». En definitiva «no debemos crear falsas expectativas a los ciudadanos». El alcalde Santano respondía con firmeza. «No sé si serán 20 años o más, pero 20 años no son nada». Trajo a colación otro proyecto de largo recorrido como Araso «que empezamos hace 10 años y ahora ya es una realidad. Éste del espacio ferroviario es uno de esos proyectos que dan muestra del valor de una ciudad. Estaremos a la altura».