La N-I entre Gaintxurizketa y Hondarribia contará con cuatro carriles en 2013

El desdoblamiento empezará el próximo año y costará 44 millones. La Diputación invertirá otros 21,8 millones en la construcción de la variante de Zizurkil, un nuevo vial de 1,8 kilómetros

ARANTXA ALDAZSAN SEBASTIÁN.
El trazado actual. ::
                             MICHELENA/
El trazado actual. :: MICHELENA

La compleja obra de desdoblamiento de la antigua N-I entre Gaintxurizketa e Irun encaja una nueva pieza. La Diputación aprobó ayer el proyecto de construcción de la doble vía en el tramo comprendido desde la base del puerto (Ventas) y la llegada a Hondarribia (el barrio de Amute). Son cuatro kilómetros de carretera por la cual transitan miles de vehículos a diario, lo que la convierten en uno de los puntos negros de la red viaria guipuzcoana en cuanto a probabilidad de sufrir un atasco o un accidente.

Para pasar página a ese capítulo de incidencias y mejorar la seguridad en la vía, el departamento de Infraestructuras Viarias invertirá 43,8 millones de euros en un nuevo firme con doble calzada de dos carriles por sentido, que incluirá además tres nuevos enlaces en Jaizubia, Hospital y Zubieta, con modificaciones respecto a diseños anteriores.

Según explicó ayer el diputado y portavoz foral Eneko Goia, el proyecto estará a exposición pública durante un mes y medio, periodo durante el cual se podrán presentar alegaciones públicas al plan. Posteriormente, se licitará la obra, a principios del año que viene, calculó Goia. A partir de esa fecha empezarán a correr los 24 meses de plazo de ejecución de los trabajos, por lo que entraría en servicio en 2013.

La antigua N-I (ahora GI-636) contará así con un doble carril hasta la zona ferroviaria de Plaiaundi, el último tramo por definir, debido a la dificultad de encontrar una solución técnica en una zona de cruce de infraestructuras. Goia aseguró que el desdoblamiento de la variante de Irun no se podrá acometer en su integridad hasta que se concrete el proyecto de la estación intermodal, que presumiblemente se ubicará en esta zona, según indicó.

Medidas correctoras

Con el documento aprobado ayer por el consejo de diputados sí queda totalmente aclarado el proyecto entre el barrio de Ventas y Hondarribia. El desdoblamiento se iniciará como prolongará del ya construido entre el Alto de Gaintxurizketa y el enlace de Ventas.

El acceso a Jaizubia se resuelve con un paso superior sobre la glorieta de acceso a la urbanización Jaizkibel, al golf y a las zonas de Aranibas y de Urdanibia. Esta glorieta se ha desplazado unos treinta metros hacia Gaintxurizketa con respecto al proyecto inicial de trazado para disminuir la afección sobre la regata Jaizubia y sobre el arbolado de la zona del golf.

Según indicó Goia, el proyecto ha introducido numerosas medidas correctoras en el plano medioambiental, entre ellas la colocación de pantallas antirruido, la insonorización del viaducto del enlace del Hospital comarcal del Bidasoa y una importante replantación de las zonas afectadas.

El enlace del hospital ha sido modificado y contará con un paso superior con una glorieta a a cada extremo para cumplir la exigencia de la Declaración de Impacto Medioambiental de eliminar cualquier afección a la marisma de Jaizubia, que será preservada en todo el trazado.

Con la obra, la carretera aspira a convertirse en una ronda urbana con bordes y medianas recubiertos de vegetación y con un alumbrado de tipo led para resaltar el cambio de carácter de la vía con respecto al tramo anterior entre Gaintxurizketa y Ventas. En este tramo la velocidad también se limitará a 80 kilómetros por hora para conseguir una vía semiurbana de alta capacidad pero de velocidad reducida.

Respuesta a Santano

Respecto a las críticas del alcalde de Irun, José Antonio Santano, sobre las escasas actuaciones en materia de carreteras en la localidad por parte de la Diputación, Eneko Goia consideró que «forman parte de la campaña electoral» del primer edil irundarra y señaló que esta opinión es «legítima» pero «cutre» porque «no se ajusta a la realidad» ya que «ha habido actuaciones de calado» en Irun . Además, remarcó que no le gustan «en absoluto los discursos victimistas».

También mejorarán las comunicaciones en los polígonos industriales de Bulandegi e Ibaiondo, en Aduna y Zizurkil, gracias a la construcción de la variante entre la GI-2631 (Villabona-Alto de Orio) y la GI-3610 (Andoain-Zizurkil). Se trata de 1,8 kilómetros nuevos de carretera para los cuales la Diputación gastará 21,8 millones de euros, según la estimación.

El consejo de diputados celebrado ayer dio su visto bueno al proyecto de trazado de la nueva vía, que incluirá tres rotondas y la construcción del túnel de Gurutzeaga, de 460 metros de longitud.

Además, se aprobó el proyecto de construcción del ensanche y mejora de la carretera a Bedoña (GI-3554), en Arrasate. El proyecto, que ya ha pasado por el período de información pública, afecta a un tramo de un kilómetro de longitud de la GI-3554. El objetivo es conseguir una anchura uniforme de calzada de 5,5 metros en toda su longitud, a fin de mejorar la fluidez del tráfico y la seguridad vial.