Hartos de las restricciones a las armas

La modificación del Reglamento de Armas supondrá la desaparición de más empresas

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.
Malestar. La gerente de la Asociación Armera Marta Gómez critica el borrador de reglamento. ::
                             MORQUE
                            CHO/
Malestar. La gerente de la Asociación Armera Marta Gómez critica el borrador de reglamento. :: MORQUE CHO

El nuevo borrador del reglamento de armas que tramita el Gobierno está generando una notable preocupación en el sector armero eibarrés y a nivel de todas las federaciones de cazadores por las notables restricciones que plantea para su uso y fabricación por la desaparición de modelos y productos.

La gerente de la Asociación Armera, Marta Gómez, indicó ayer que «estamos asombrados de la reglamentación que están preparando. No hay normativa, creo que a nivel mundial, más restrictiva que la que se tramita aquí. Es intervencionista, prohibitiva, se mete con los fabricantes de lleno y con los cazadores».

Según la Asociación Armera «sus repercusiones van a ser directas sobre el fabricante porque no va poder trabajar al ser más fácil la importación. Se machaca al fabricante con medidas de seguridad».

Entre algunos de los requisitos que se establecen está el que el cazador no podrá contar con más de 8 rifles, cuando antes la capacidad de almacenaje de los mismos era ilimitada en armeros de seguridad homologados. Se prohiben los rifles y las escopetas semiautomáticas con cargador extraible con capacidad de carga superior a tres cartuchos (2+1).

«Pretenden soldar los cargadores. Entonces... ¿Cómo se alimenta el arma? ¿Tiro a tiro metiendo el cartucho por la recámara directamente? Es de locos», decía un experto en armas. Por otro lado, las carabinas del calibre 22, desaparecen de la licencia E (Escopeta). Ahora pretenden que se guíen con la F (Tiro Deportivo), lo que implica federarse como tirador deportivo y pagar el canon (tasa) de campo, para poder tirar, es decir unos 250 euros».

Control exhaustivo

También repercute las tiendas de deporte que venden carabinas o fusiles de pesca que van a tener que guardarlas 'en un bunker', en lugar de estar expuestas al público.

Otros cambios que se proponen está en que se limita el número de armas de avancarga. Sólo se podrán tener 6 armas y con la licencia E, lo que implica examinarse (para quien no la tenga) y obtener la licencia de caza. También se regulariza la compra y tenencia de réplicas de airsoft y Paintball, las que utilizan bolitas de plástico en fiestas y ocio, como armas de 4ª categoría. Se refuerza el concepto de «Arma Inutilizada» exigiendo mayores destrozos. «Afecta directamente a las colecciones particulares, las cuales tienen un valor histórico que, si exigen que se rompan más, lo perdería de inmediato. Hay magníficas colecciones inutilizadas en España, amparadas con sus respectivos certificados BOPE (Banco Oficial de Pruebas de Eibar), Ejército, y Guardia Civil, que se verían directamente afectadas».

Para los fabricantes de navajas se plantea otra restricción debido a que se amplía el concepto de navajas automáticas a aquéllas que se monten de forma inmediata mediante un mecanismo de inercia, mecánico o de gravedad.

«Se define como arma blanca, en este borrador, a aquella arma constituida por toda hoja metálica, cortante o punzante. Pues parece que van a poner multas a todo aquél que se dedique a organizar una barbacoa con una navaja en el monte porque se le va a considerar como arma».

Más restricciones se plantean sobre visores nocturnos y térmicos o las miras telescópicas que incorporen un sistema de adaptación a las armas de caza mayor. Se eliminan las subastas de armas de la Guardia Civil y se refuerza el concepto de arma inutilizada. Y, se consideran muchas piezas fundamentales como mecanismos de disparo, con severos controles.

La Asociación Armera plantea presentar una alegación, para que este reglamento no pueda salir adelante. Sus conversaciones se centran en tratar de conseguir el apoyo de todos los partidos políticos y la concienciación de cazadores, armerías, y demás fabricantes etcétera.