Diecinueve compañías vascas se unen en una nueva alianza empresarial

Impulsada por Koldo Saratxaga, Ner Group suma unos 2.000 trabajadores y más de 500 millones de facturación

CARMELO LEZANASAN SEBASTIÁN.
En el centro, Koldo Saratxaga junto al director general de Ipar Kutxa, Carlos Osés, durante una comparecencia. ::
                             MIREYA LÓPEZ/
En el centro, Koldo Saratxaga junto al director general de Ipar Kutxa, Carlos Osés, durante una comparecencia. :: MIREYA LÓPEZ

Euskadi cuenta desde hace pocas semanas con una nueva alianza empresarial. Un total de 19 compañías vascas de distinta naturaleza jurídica y que operan en muy diversos sectores -desde el industrial, al financiero, pasando por el de servicios- constituyeron el pasado 2 de noviembre Ner Group, con el objetivo de desarrollar proyectos conjuntos, gestionar compras y suministros en común, permitir las reubicaciones de trabajadores o negociar conjuntamente la contratación de servicios financieros. Los entidades que integran la nueva agrupación suman un total de 2.000 empleados, facturan más de 500 millones de euros y cuentan con presencia en un total de 60 países.

El experto en gestión empresarial y ex máximo responsable del fabricante de autobuses Irizar, Koldo Saratxaga, es el gran impulsor de Ner Group que, según asegura un portavoz, se ha convertido en la primera organización de esas características impulsada íntegramente desde el ámbito privado que aglutina a organizaciones empresariales de todo tipo.

El esquema elegido no contempla la integración de los socios bajo una determinada figura societaria, cruces de participaciones o fusiones. Cada uno de los 19 integrantes mantendrán su libertad total de gestión y actuación. Tal y como explica uno de sus integrantes, se ha optado por ese esquema, sin descartar en el futuro ninguna posibilidad. «Se trata de adaptarse a las necesidades y oportunidades que vayan surgiendo», argumenta.

Una amplia lista

La lista de integrantes de la nueva alianza empresarial, que previsiblemente se verá ampliada en un futuro cercano, esta formada por las empresas Ampo, Nicolás Correa, Ipar Kutxa, K2K, Agria, Walter Pack, ATC Torrealday, Ekin, Estudio K, Grip-On, Grupo Hernández Zubizarreta, Icaza, Kondia, Lancor, Lanik, Royde, Sarein, TTT Goiko y Urtxintxa.

Bajo el esquema diseñado por Ner Group ya se han constituido trece grupos de trabajo en los que participan más de 250 personas y que actúan como nexo de unión entre las 19 compañías en distintas áreas de actuación. Ya se han dado pasos concretos en campos tan diversos como la puesta en común de información, gestión de compras y suministros en común -lo que les permite lograr importantes ahorros de costes- o negociación de forma conjunta seguros y servicios bancarios para poder aprovecharse de mayores ventajas.

Las actuaciones conjuntas de los socios van más allá. Trabajan también en iniciativas que permitan las reubicaciones voluntarias de trabajadores de unas empresa que afronte una delicada situación en otras de la agrupación -al estilo de la fórmula desarrollada por el Grupo Mondragón-, en desarrollos tecnológicos comunes o en la búsqueda de oportunidades «por todo el mundo».

Marruecos e India

Al respecto, las fuentes consultadas explicaron ayer que actualmente ya se trabaja en el desarrollo de proyectos empresarial en Marruecos y en India. En el país africano, donde el proyecto se encuentra más avanzado, contemplaría incluso la implantación productiva.

Y es que el desarrollo de proyectos conjuntos, incluso de la creación de nuevas empresas en común, es otro de los objetivos de Ner Group, que pretende aprovechar de esta forma las sinergias que pueden surgir de la unión de empresas que operan en muy distintos sectores.

El presidente del grupo, Jabi Salcedo ha declarado que su creación es «la culminación de un trabajo de cerca de dos años en los que varios cientos de personas han invertido mucho tiempo e ilusión y que, a su vez, ha reportado ya importantes beneficios y oportunidades a nuestras organizaciones».

Entre esas ventajas, hace alusión al capitulo del empleo. «Probablemente seamos los únicos en este país que con caídas de hasta el 50% de la actividad no hemos despedido a ninguna persona, ni siquiera a quienes tenían contratos eventuales», explica Salcedo, que concluye que esa forma de actuar «da una idea clara de cuales son nuestro valores, nuestro compromiso y la coherencia entre nuestro discurso y nuestra práctica».