Cuatro bloques buscando espacios y luz

Desde los bocetos, el Centro Gerontológico de Betharram estuvo siempre a merced de la normativa del aeropuerto, que no le permitía coger más altura que dos plantas, las que tiene.

Xabier Arruabarrena, de Arruabarrena Arkitektura, señaló que «por eso ésta no es una residencia al uso, de tres o cuatro plantas». Pero no hay mal que por bien no venga y esta circunstancia posibilitará que «los cuatro bloques tengan siempre gran cantidad de luz y vías de escape a espacios abiertos. Intentamos que el final del trayecto sea amable».