Cobeaga, a tope en Gijón

El director donostiarra clausuró arrollador FICXixón con el estreno de su 'No controles'. Anunció el rodaje de su tercer largo, 'Fe de etarras', en el que abordará el conflicto vasco

BEGOÑA DEL TESOGIJÓN.
Cobeaga, a tope en Gijón

'Llamadme Arnaldo', bromeó Borja Cobeaga en el salón del Antiguo Instituto de Gijón donde sucedió la rueda de prensa de presentación de 'No controles', la película que minutos antes había terminado entre risas y aplausos de la prensa reunida en los Cines Centro. Borja quería que le llamaran Arnaldo porque según él, la tarima y la disposición de la mesa donde se encontraba junto a su productor y todo su elenco (el guionista, San José se encontraba entre el entregado público) le recordaba a la Mesa Nacional, lo que le venía de perlas porque acababa de comentar el título y las líneas vitales de la que será su tercera película, sobre 'el otro conflicto vasco' es decir, no el de no ligar o ser un 'pagafantas' sino el de la tregua, las armas y las víctimas. 'Fe de etarras' se titulará y tratará, ya se sabe, de un comando terrorista que alquila un piso (franco) y sus miembros son elegidos presidentes de la comunidad. Los medios de comunicación reunidos en el Instituto se santiguaron y rieron simultáneamente.

'No controles', interpretada a lo grande por un puñado de actores encabezados no sólo por Unax Ugalde sino por un Julián López capaz de robar planos a cualquiera acabó su trabajosa posproducción (cientos de efectos digitales para lograr que el aeropuerto de Bilbao y Madrid pareciesen sitiados por una tormenta de nieve) días antes de su estreno en Gijón, tiene lejana aún su aparición en las salas comerciales, prevista para el 11 de febrero, por mucho que su acción transcurra una Nochevieja de esas en las que casi todo el mundo está mintiendo y deseando que pase lo que no está pasando. No quieren los productores presentar batalla a los grandes títulos navideños.

La comedia ilimitada

Borja estrenó su segundo largometraje en la ciudad donde, precisamente, él y Diego San José escribieron los primeros esbozos de 'Pagafantas' y donde en 2001 su corto 'La primera vez' ganó el Premio Especial del Jurado Joven, un tribunal realmente atrevido y sorprendente que este 2010 ha entregado sus trofeos a dos películas bien extremas que asumen grandes riesgos: 'Blue Valentine' y 'Todos vós sodes capitáns'. Borja se reconoció un cineasta dedicado, como todo su equipo, 'a la chanza y a la guasa', aceptó que parte de la crítica no tome en consideración su 'No controles' (un trabajo milimétrico, preciso, construido como una película de acción, con malévola pero compasiva precisión) porque, ya se sabe, acaba diciendo 'Es una mierda pero te ríes', frase que el autor de 'Éramos pocos' considera una contradicción en términos dado que «lo que tiene que hacer una comedia para ser buena es reír».

En un ambiente festivo con todo el mundo feliz (el productor Tomás Cimadevilla por poder seguir haciendo películas a pesar de la crisis, Irlanda y la deuda nacional, el elenco casi al completo, sólo faltaban los artistas invitados del film -Mariví Bilbao y Ramón Barea-, Borja hizo jugosas alusiones a la satisfacción de clausurar un festival que había sido inaugurado con el 'I'm Still Here' de Cassey Affleck y Joaquin Phoenix y donde el creía que había que ser autor y rumano para ser aceptado (dato que se demostraría cuando 'Marti, dupa Cräcium' acaparó tres premios) y volvió a reivindicar un cine con personalidad y a declararse a gusto en el territorio de la comedia cuyos «márgenes son gigantescos. Puedes hacerla política, sórdida, negra.». Puede ser concentrada y clásica, llena de acción y drama: una 'Jungla de cristal' del amor. Es decir, 'No controles' o un pagafantas en Nochevieja.