365 días al año contra la violencia machista

Argoiak, Irungo Bilgune Feminista, Gaurko Andreak y Uxoa subrayan la importancia de la educación para prevenir las agresiones sexistas

JOANA OCHOTECOIRUN.
Unidas por la igualdad. Rafi Hernández, Txaro Ramos, Juncal Herrera (Argoiak), Miren Lantz (IBF), Begoña Arroyo (Uxoa) y Ainara López (IBF). ::                             DE LA HERA/
Unidas por la igualdad. Rafi Hernández, Txaro Ramos, Juncal Herrera (Argoiak), Miren Lantz (IBF), Begoña Arroyo (Uxoa) y Ainara López (IBF). :: DE LA HERA

El jueves se celebró el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres. Un día para condenar una lacra social que, desgraciadamente, está presente en nuestra sociedad los 365 días del año. Cada quince segundos una mujer es maltratada en alguna parte del mundo, según un informe de Naciones Unidas. Este dato y muchos otros en torno a las agresiones sexistas resultan alarmantes, pero sólo parecen recordarse en fechas señaladas.

Y sin embargo, muchos ciudadanos trabajan de forma continua para ayudar a erradicar esta lacra y promover la igualdad entre hombres y mujeres. Existen varios ejemplos en nuestro entorno más cercano: asociaciones de mujeres como Argoiak, Irungo Bilgune Feminista, Uxoa o Gaurko Andreak Berdintasunaren Aldeko Elkartea, que a lo largo de todo el año, promueven actividades e iniciativas en torno a esta problemática.

Aprender a plantar cara

Ejemplo de ello es el 'mapa de puntos negros' que está elaborando Irungo Bilgune Feminista: «queríamos pasar de la reivindicación a la acción», explican desde el colectivo. Esta iniciativa «es una manera de interceder y reivindicar que las calles también son nuestras, y que tenemos derecho a andar por la ciudad sin miedo a sufrir agresiones». Tal y como recuerdan las representantes de Irungo Bilgune Feminista, «hasta ahora, las ciudades han sido diseñadas por y para hombres».

Tanto desde Argoiak como desde Uxoa se lleva a cabo un calendario de actividades durante todo el año, enfocadas a que las asociaciones sean un punto de encuentro para las mujeres. «Creemos que hay que enseñarles lo que valen», subrayan desde Argoiak. «Hay que empezar a trabajar por ahí, y es lo que intentamos: darles la opcion de que vayan a cursos, que sepan que pueden responder a los retos que se les plantean. Así, la mujer va empezando a crecer y aprende a plantar cara». Una opinión que corrobora la asociación Uxoa: «si ellas no se ponen firmes, no podemos hacer nada».

Gaurko Andreak Berdintasunaren Alde señala que «la lucha por la igualdad es nuestro principal cometido y una de nuestras mayores preocupaciones. Las primeras jornadas que realizamos, el año pasado, estuvieron dedicadas precisamente a la violencia de género».

«No hay igualdad»

No cabe duda de que, comparando la situación con la de hace un siglo, se ha avanzado mucho en la lucha por los derechos de la mujer. Sin embargo, «hay una sensación de que está todo hecho, y no es así», puntualizan desde Irungo Bilgune Feminista. «157 mujeres han denunciado malos tratos en Irun... ¿Es eso una igualdad real?».

Una de las representantes de Argoiak hace otra lectura del dato: «La cifra es escandalosa, pero por otra parte... ¡menos mal que esas mujeres han denunciado! Me parece un avance. Ya no nos quedamos calladas, hay un movimiento».

Un movimiento que, no obstante, no todos ven con buenos ojos: «el feminismo, desde algunos sectores, está demonizado. Pero si hemos evolucionado, es porque nos quejamos. Históricamente, las feministas han conseguido muchas cosas por nosotras», comentan desde Irungo Bilgune Feminista. Una puntualización más: «parece que feminismo es lo antagónico de machismo, y no es así. En todo caso, el término equivalente sería 'hembrismo'».

Conocer la cifra de mujeres que han denunciado malos tratos lleva a otra cuestión: ¿y todas las que no lo han hecho? «Creo que a mucha gente no le llega la información que la animaría a denunciar, o piensa que no va a cambiar nada», opinan desde Argoiak. «Hace falta una legislación más dura contra estas agresiones, pero también es necesario trabajar con el maltratador para cambiar su mentalidad. Hay que cambiar la base, la educación...».

Desde todos los frentes

Todas coinciden en que esa es, precisamente, la clave: «hay que trabajar desde los colegios, desde la edad más temprana», afirma una representante de Argoiak. «La única manera de erradicar esta lacra es empezando desde el principio, en los colegios», señalan desde Gaurko Andreak.

«Pero hay que tener en cuenta también la educación no formal: la televisión, publicidad...», incide Irungo Bilgune Feminista. «Un chaval de quince años puede hacer más caso de lo que diga el protagonista de su serie favorita, antes de lo que le transmitan en una charla de tres horas en el colegio».

Al hablar de la problemática en lo que se refiere a las nuevas generaciones, surge otra duda: ¿los jóvenes son menos machistas, o simplemente ha cambiado la forma de serlo? «Creo que entre los adolescentes se está cayendo en conductas de este tipo», reflexiona una de las componentes de Irungo Bilgune Feminista. «El sentido de posesión entre parejas, los celos...».

La reflexión final es que aún queda mucho trabajo por hacer para conseguir la plena igualdad entre hombres y mujeres. «Los avances tienen que darse desde todos los frentes», señalan desde Argoiak. Si bien, según Irungo Bilgune Feminista, «la llave para el verdadero cambio la tienen las instituciones, es por eso que hay que crear una presión social, para que se den pasos. Los pequeños detalles provocan grandes cambios...». Siempre que se den todos los días, y no sólo cada 25 de noviembre.