Hermanados por la luz y la foto

La Agrupación Fotográfica Riojana y la Guipuzcoana, reunidas en Logroño

BEGOÑA DEL TESOLOGROÑO.
Unión. Los fotógrafos guipuzcoanos y riojanos en su visita al calado de San Gregorio, sobre el Ebro. ::                             Andoni Gascón/
Unión. Los fotógrafos guipuzcoanos y riojanos en su visita al calado de San Gregorio, sobre el Ebro. :: Andoni Gascón

La Sociedad Fotográfica Guipuzcoana y la Agrupación Fotográfica Riojana firmaron en Logroño las actas de su hermanamiento, actas que ratifican una amistad y unos encuentros que empezaron mucho tiempo atrás.

La firma tuvo lugar en El Salón de Columnas de un edificio singular al que los logroñeses conocen como 'La Bene': la antigua Beneficencia que fuera hospital, asilo, escuela, centro psiquiátrico e incluso taller donde se imprimía el Boletín del Estado. Hoy, en manos del gobierno autonómico, es totalmente multiusos: conservatorio, lugar de encuentro, acogida de delegaciones y sala de exposiciones. Precisamente, la firma del hermanamiento, sellada por los presidentes de las fotográficas, Eduardo Bastida y Julio Tejadas, sirvió también para inaugurar, en presencia del consejero de Presidencia del Gobierno de La Rioja Emilio del Río, la exposición 'Fotos hermanadas' que recoge 65 imágenes obra de fotógrafos de ambas agrupaciones. De Gipuzkoa, entre otros, hay trabajos de Jesús Mari Zabalza, López Garín, Antonio Valencia, Txaro Barinaga, Isabel Díez San Vicente, Mamen Mari, Kote Cabezudo o Jose Juan Gurrutxaga. De la Riojana, sorprendió el bello monstruo de Carlos Jiménez Sáenz y la foto taurina de tremendo movimiento tomada en unos 'sanmateos' por Roberto Zaldívar. Tras el discurso de bienvenida a cargo de José Fermín Domínguez Lázaro, fotógrafo, escritor, articulista de Cameros enamorado a muerte del euskera, el presidente de la Casa de la Rioja en Donostia, Emilio Arenzana, y el encargado de su sección fotográfica, Andoni Gascón, animaron a riojanos y guipuzcoanos a participar en el próximo concurso de fotografía organizado en la sede de la calle Soraluze.

La delegación guipuzcoana y sus anfitriones se trasladaron al Ayuntamiento de la capital de la Rioja, muy orgullosa de su primer puesto en el ranking de ciudades más apetecibles para vivir. El edificio es la primera obra civil proyectada por Moneo (1976) y rompe los esquemas de una casa consistorial: tiene cafetería, auditorium, sala de exposiciones (magnífica la actual, dedicada al Auto de Fe de Logroño contra las brujas de Zugarramurdi ). Los fotógrafos fueron saludados por el alcalde Tomás Santos (que luego recibía a las peñas del Athletic) y acompañados por la concejala de Relaciones Institucionales, Inma Saénz, y el portavoz del Partido Riojano, Ángel Varea, recorrieron murallas, calados y rúas. Entraron en la Casa del Inquisidor, contemplaron el Valle del Ebro y pisaron el Camino de Santiago.