«Mi primera idea musical era sobre todo acercar el jazz al público pop»

Jamie Cullum Cantante y pianista

ALFREDO J. GÓMEZSAN SEBASTIÁN.
La personal desenfadada elegancia de Jamie Cullum./
La personal desenfadada elegancia de Jamie Cullum.

Entró como un huracán en el mundo de la música hasta tal punto que barrió las listas de discos más vendidos desde su primera propuesta. Pese a su juventud, Jamie Cullum ya está considerado como uno de los mayores genios del jazz, aunque en su música se encuentra todo tipo de raíces, desde el pop al rock, el hip-hop y el grunge. Además de su carisma sobre el escenario y su inmediata sintonía con el público, se ha ganado a los aficionados por su calidad de sonido y su entrega total en cada actuación. El músico británico convierte sus directos en divertidos conciertos para disfrutar. Se podrá volver a comprobarlo, el domingo en el Kursaal, con el taquillaje ya agotado.

- El primer disco lo produjo con solo 48 euros. ¿Cómo han cambiado los tiempos?

- Principalmente, que ahora tengo que pensar en muchas más cosas de las que tenía que pensar antes. Cuando saqué mi primer disco, sólo tenía que pensar a qué chica tenía que llamar y en pagar el alquiler. Ahora, en el mundo de la industria discográfica hay que pensar en muchísimas cosas más. Aun así, sigo pretendiendo estar centrado en la música y distraerme lo menos posible.

- ¿Tan grande fue el éxito que se pagan hasta 600 euros por él?

- Cuando hice aquel disco, la única pretensión era venderlo en los conciertos, no tenía ninguna pretensión de firmar por alguna discográfica y cuando veo los precios que se pagan ahora, pienso que la gente está maravillosamente loca.

- Después de graduarse de la Universidad de Reading, lanzó su álbum más vendido, 'Pointless nostalgic', que despertó el interés de Michael Parkinson y Melvyn Bragg.

- En la época en la que ese disco salió no había ninguna otra propuesta de otro cantante joven de jazz. Quizá por la particularidad de esta oferta, la gente se vio atraída hacia lo que hice. La gente pensaba que iba a ser únicamente jazz y había un poco de todo y pudo ser eso lo que enganchó al público.

- El 2003 lo acabó con 'Twentysomething', disco de platino y se convirtió en el álbum de estudio número uno en ventas por un artista de jazz en el Reino Unido.

- Tengo mucho respeto por todo esto. Mi primera idea musical era sobre todo acercar el jazz al público y la estética pop, hacer más bien un disco de pop que de jazz. Fue una sorpresa mayúscula para mi y, sobre todo, para la compañía de discos, que en ese momento había pensado como primera tirada en 40.000 unidades y nunca pensaron que acabaría por vender más de un millón solamente en Inglaterra.

-¿Le sorprende estar considerado como el más grande artista de jazz de la actualidad?

- Siempre estaré sorprendido por este rol, pero por otro lado creo que es interesante porque me permite transmitir mi pasión por el jazz. Me motiva muchísimo llevar mi pasión por John Coltrane o Mile Davis, lo que es el jazz auténtico, a un público más mayoritario.

- ¿Cuáles son sus raíces musicales?

- Verdaderamente, mis raíces no están en el jazz. Están más en otro tipo de música como hip-hop, grunge... El jazz llegó más tarde y considero que mis raíces serían como las de un coleccionista que va a ferias de discos con gran curiosidad por todo. Por lo tanto me considero un gran 'escuchante' de música.

- ¿Miles Davis y Tom Waits son sus grandes ídolos?

- Me resulta difícil citar a mis artistas favoritos, pero por decir algunos, Davis y Waits son dos músicos a los que escucho con asiduidad. Me gusta Tom Waits como escritor, como compositor de letras y Mile Davis, como un artista total.

- Ha tocado en grupos de hip-hop, de rock, pop ¿cómo fueron esas experiencias?

- Mis inicios fueron con 14 años con una banda de hip-hop en la que improvisábamos mucho. Ensayábamos en un local pequeñito. Yo tocaba la sección rítmica, bajo y batería, y el resto de los integrantes de la banda eran malísimos. Ahora no toco esto, pero a veces escucho cosas de aquella época.

- ¿El piano forma parte de su vida artística?

- En primer lugar fue la guitarra. El piano empezó a ocupar un lugar central en mi vida a partir de los 15 años.

- ¿Cómo influye el pedal en la mejora del sonido?

- El aparatito de madera es para parecer una banda con un solo hombre. En el piano utilizo diferentes tipos de efectos.

- Los aficionados destacan el carisma que tiene sobre el escenario.

- Me cuesta hablar de mí mismo. Si hay algo de poder en lo que hago, viene de un compromiso total y una pasión por lo que muestro en el escenario. Me gusta entregarme a tope todas las noches. A nivel técnico, todo debe estar correcto, pero mis conciertos son pura entrega y pura pasión.

- ¿Qué van a encontrarse quienes acudan a verle en esta gira?

- Es difícil de describirlo porque todas las noches cambia. Vamos improvisando sobre la marcha. Lo que sí habrá es mucha excitación, mucho sudor, me muevo mucho por el escenario y voy a tocar canciones de discos nuevos y antiguos. Canciones nuevas, viejas y, a lo mejor, algo que he escuchado ese mismo día en la radio.

- ¿Considera que es mejor que los conciertos sean improvisados?

- Lo de improvisar no es bueno para todo el mundo. Hay músicos que no funcionan sin un guión. Me gustan los errores, los conciertos también son más divertidos con errores.

- ¿Cómo ve el ambiente de la música en la actualidad?

- Es un momento complejo, respecto a la situación del negocio. Ahora hay una explosión de creatividad a todos los niveles. Hay muchísima más música de la que realmente puedo escuchar. En el conjunto de todo esto, es un momento muy excitante por la cantidad de oferta musical que hay.

- ¿Cree que faltan lugares donde tocar?

- Las salas las controlan mucho los promotores y las agencias de conciertos. En Inglaterra, que es lo que conozco, las grandes salas están siempre llenas con buenas bandas. Si tienes una banda con peso, con buena música, vas a llenar la sala del tamaño que sea.

- ¿Le interesa más la música en directo o en un soporte distinto?

- La música en directo no tiene paralelo, no tiene igual. Pero, por otro lado, aunque sé que voy a crear polémica, mis mejores experiencias son escuchar música yo solo y con los cascos puestos. Aunque, definitivamente, la gente debe acudir a los conciertos en directo.

- ¿Es partidario de descargar la música sin tener que pagar tasas?

- En primera instancia, el valor de la música es el que se le puso de manera natural. Con el cambio al 'cedé' nos hemos vuelto un poco avariciosos y es lo que está llevando la situación al colapso. Probablemente, la situación revierta hacia donde empezó. Creo que si la música, sea digital o en el formato que sea, tiene calidad y está bien hecha, la gente siempre estará dispuesta a pagar por lo que le gusta. Yo acabo de pagar un pastón por la caja de Brian Eno.

- ¿Qué tipo de música española le gusta?

- Alex (de la promotora que organiza su gira española) me regaló la caja completa de Camarón. Descubrir el flamenco fue como volver a nacer musicalmente, había tantos niveles de música que me he convertido en un fan del flamenco. Estoy absolutamente sorprendido con Camarón.

- Pronto será papá, ¿cómo encara el futuro?

- En lo que se refiere a la parte artística no va a cambiar. Lo demás, surge de manera natural, no me va a afectar ni para bien ni para mal. En todo caso, mejor me preguntas dentro de seis meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos