El temporal dejó varias olas de 18 metros de altura

El gran socavón del Paseo Nuevo de San Sebastián tardará varios meses en ser reparado. La aparición de unas grietas en la carretera de la costa obligó a mantener cerrada la vía durante varias horas

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.
Tres surfistas sortean las piedras arrastradas por el oleaje al pie del paseo peatonal entre Zarautz y Getaria, de donde se desprendieron quince metros de muro. ::                             ETXEBERRIA/
Tres surfistas sortean las piedras arrastradas por el oleaje al pie del paseo peatonal entre Zarautz y Getaria, de donde se desprendieron quince metros de muro. :: ETXEBERRIA

Gipuzkoa recobra de manera paulatina la normalidad tras el paso del temporal que el martes causó importantes daños en la costa del País Vasco. El mar ha perdido fuerza en el transcurso de las últimas horas, si bien todavía ayer se midió frente a Pasaia una ola de once metros de altura. El oleaje ha sido espectacular estos días en el Golfo de Vizcaya. En la estación oceano-meteorológica 'Augusto González de Linares', situada a veintidós millas al norte de Cabo Mayor en Cantabria, se registraron varias olas superiores a dieciocho metros. La más alta fue de 18,16.

Tras la tempestad, es hora de balances. Las pérdidas ocasionadas por los embates del mar aún no han sido cifradas, pero nadie duda de que serán cuantiosas. El temporal que en marzo de hace dos años barrió el Cantábrico dejó pérdidas por valor de 5,8 millones en Gipuzkoa y 3 en Vizcaya. Esta vez es probable que los desperfectos no sean tan elevados, pero fuentes consultadas creen que se aproximarán.

Los daños más importantes se han registrado en Donostia, donde el Paseo Nuevo ha sufrido un socavón de veinte metros de largo y quince por ancho. En las próximas horas se procederá a vallar la zona para evitar que se produzcan accidentes.

Es difícil precisar cuánto tiempo pasará hasta que pueda volver a abrirse el acceso. Primero, porque a diferencia del socavón que provocó el oleaje en marzo del 2008, todavía queda todo el invierno por delante, lo que complica los trabajos.

Y segundo porque, según indicaba ayer el concejal de Mantenimiento Urbano, Alberto Rodríguez, esta vez no hay paso entre una zona y otra porque el cráter ha llegado desde el muro de costa hasta las rocas de Urgull. «Va a ser necesario habilitar los caminos del monte, el paseo de los Curas, para que los trabajos se puedan realizar. Habrá que utilizar, además, maquinaria de menor envergadura».

Costas y los gastos

Odón Elorza, alcalde de San Sebastián, señaló que los técnicos municipales están estudiando el coste que puede tener su reparación para acometer los trabajos «lo antes posible», dijo. Elorza manifestó que se encuentra a la espera de conocer si el Ministerio de Medio Ambiente, la Dirección General de Costas, puede correr con los gastos de reparación de este «importantísimo destrozo», como hizo tras el temporal de hace dos años.

«Anteriormente así se hizo, con carácter de emergencia, por parte de Costas que realizó la adjudicación, la obra y financió la reparación», explicó Elorza. Esta entidad ya ha enviado una carta al Ayuntamiento dándose por enterada de los daños que serían de su competencia. Costas ha expresado su intención de estudiar la propuesta más detallada que se le envíe.

Respecto al resto de desperfectos sufridos en otras zonas de la ciudad, concretamente en jardines, muretes, barandados y otros elementos urbanos, Odón Elorza indicó que se van a reparar con carácter de urgencia. Los trabajos se acometerán lo antes posible.

El temporal ocasionó destrozos en La Concha, donde el agua inundó la discoteca La Rotonda, así como en Ondarreta, Peine del Viento, la Zurriola y Parte Vieja. En esta última zona, las olas provocaron avenidas de agua procedentes del oleaje que anegaron portales, garajes y bajos de algunos negocios en la calle Aldamar.

Grietas en la N-634

Zarautz ha sido la segunda localidad guipuzcoana más castigada por el oleaje. El mar se llevó alrededor de quince metros del paseo peatonal que une esta población con Getaria, en la zona de Ubiri, entre el segundo el tercer puente. Además, las olas engulleron veinticinco metros de barandilla. También se han registrado desperfectos cerca del primer túnel, donde la fuerza del mar ha causado destrozos en el pavimento y ha levanto unos veinticinco metros cuadrados de losetas, informa Antxon Etxeberria. Las olas también provocaron daños en las escaleras de acceso a la Munoa.

La carretera N-634 permaneció cerrada hasta las 11.15 horas de la mañana, después de que al amanecer se detectaran entre Zarautz y Getaria algunas grietas en el asfalto. Técnicos de la Diputación se personaron en el lugar y tras efectuar un reconocimiento sobre la zona estimaron que no existía riesgo alguno para la circulación, por lo que la vía fue reabierta.

Por la tarde, sin embargo esta misma carretera volvió a quedar temporalmente cerrada, entre Getaria y Zumaia, debido a la caída de piedras sobre la calzada. El tráfico estuvo interrumpido entre las 15.15 y las 16.15. Los vehículos fueron desviados por la carretera de Meagas así como por la autopista A-8.

Al parecer, los corrimientos tuvieron su origen en las abundantes precipitaciones que se registran desde el domingo. En el observatorio de Igeldo se llevan recogidos en los últimos cuatro días cien litros por metro cuadrado. En Hondarribia han caído 107 litros, informa Aemet.

Para las próximas horas se espera una mejoría. Hoy se anuncian intervalos nubosos con predominio de las nubes medias y altas y posibilidad de alguna precipitación débil en el litoral a primeras horas. Las temperaturas mínimas seguirán en descenso, las máximas iniciarán un moderado ascenso, y los vientos serán del suroeste flojos con intervalos moderados.

En el mar, la altura de las olas bajará, pero se mantendrá en torno a tres metros.