diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 10 / 19 || Mañana 13 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La vida secreta de Miguelín

AL DÍA

La vida secreta de Miguelín

19.10.10 - 02:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Su madre es la que acapara todos los focos y quien se lleva el crédito de la creación, pero es su padre el que cuida de él. Y vaya si necesita atenciones Miguelín. Isabel Coixet le dio vida y nombre, pero es José Herrero de Vasconcellos quien le cambia los pañales y lo adecenta para que siga siendo una de las grandes estrellas de la Exposición Universal de Shanghai.
El evento en el que acapara todas las miradas está a punto de llegar a su fin, y el bebé gigante de 700.000 euros, que se ha convertido en el icono del pabellón de España, busca un nuevo hogar fuera de 'el Cesto'. Como avanzó V, todo apunta a que se quedará en China. Según el vicealcalde de Shanghai, Yang Xiong, podría ser una de las obras clave del futuro museo que se construirá en la ciudad en recuerdo de la Expo 2010. Fuentes del pabellón confirman que se están llevando a cabo negociaciones, con posibilidad de éxito, para ceder a 'Xiaomi Baobao' a las autoridades de la capital económica del Gran Dragón.
Pero Miguelín no es un bebé cualquiera. No es una escultura que se pueda colocar en una vitrina. Y no sólo por su tamaño. El complejo mecanismo electrónico y mecánico que le da vida requiere de un mantenimiento caro y laborioso sin el que Miguelín moriría en poco tiempo. Hemos sido testigo de los cuidados que la empresa Empty, con Herrero de Vasconcellos al frente, le brinda al bebé más famoso de China.
Una vez cada dos semanas, o siempre que hay una emergencia, cuando se marcha el último grupo de visitantes, al filo de las diez de la noche, el 'padre' de Miguelín entra en acción. Es hora de ponerlo a punto. La polución y las pompas de jabón que caen del techo hacen que sea necesario darle un baño al cuerpo de fibra de carbono, y el continuo movimiento de la cara provoca 'arrugas' que surcan el rostro de silicona y que es necesario maquillar. «El bebé no pudo ser probado. Vino a Shanghai de forma urgente, sin pasar el período de un mes en el que tendría que haber estado realizando movimientos de forma intensiva. Por eso, el primer mes hubo quebraduras en la 'piel' de los párpados y del cuello. Además, salvo por las noches, Miguelín no para nunca. No se ha cogido ni un solo día de vacaciones, así que es difícil hacer las reparaciones. Sería necesario estar con ello dos días seguidos, y no una noche con otra como estamos», se lamenta Herrero de Vasconcellos.
Por si fuera poco, también hay que peinar el pelo de caballo que le cubre la cabeza, y que se llena de polvo rápidamente. «El cabello es la parte más complicada, porque se ha tenido que implantar pinchándolo uno por uno en la cabeza, como se hace con un injerto en un ser humano», añade el responsable, que las pasó canutas cuando se decidió a ponerle un gorro de chino para celebrar el Año Nuevo del Gran Dragón. El chirrido de los párpados al cerrarse también evidencia que hay que aplicarle un colirio a Miguelín. «Le ponemos una vaselina especial para evitar el rozamiento».
Para todo ello, Herrero de Vasconcellos cuenta con la ayuda de dos expertos en esculturas de la provincia de Hubei: Zhang He Qi y Zhang Li Rong. Los tíos de Xiaomi Baobao son especialistas en la producción de todo tipo de figuras de cartón piedra, sobre todo para parques temáticos, y ahora están contratados en exclusiva por Empty para dejar a punto el cuerpo del bebé de Coixet, que sirve para cerrar el hilo narrativo con el que España ha llegado a la Expo: 'De la ciudad de nuestros padres, a la ciudad de nuestros hijos'.
Miguelín plasma en diferentes cortometrajes de animación sus sueños sobre la urbe del futuro, pequeños 'sketches' que hablan de sostenibilidad, transporte, energía, arquitectura... Las huellas de manos y pies sobre las pantallas demuestran el interés que despierta la tercera sala del pabellón, y la señora de la limpieza se añade al equipo con rostro de resignación y una gran garrafa de líquido limpiacristales.
Un supositorio con linterna
Mientras tanto, Herrero de Vasconcellos desabrocha el gigantesco pañal de Miguelín, se arrodilla, y repta hasta introducirse cual supositorio en las entrañas del robot. Hay que comprobar que todo funciona correctamente. Un ordenador preside la escueta estancia interior, y en la pantalla se dibuja el electrocardiograma del pequeño Miguel. Las rayas que suben y bajan marcan los movimientos de cada una de las facciones de su rostro, y pueden programarse como se considere oportuno.
Los complejos mecanismos hidráulicos, que convierten el interior del muñeco en algo más próximo a una fábrica dominada por los chirridos de tubos que suben y bajan, se encargan de darle vida. Pero el cuidador de Miguelín tiene que encaramarse al esqueleto, armado con una linterna de mano, para comprobar que todo está en orden.
En las tripas de Miguelín se entiende que haya sido necesario echar mano de la empresa estadounidense que dio vida al mismísimo Alien de Ridley Scott para llevar a la práctica las ideas de la cineasta catalana. Pero el mantenimiento del arte es caro. Como ejemplo, cada vez que se cambian las 38.000 plantas de 'Puppy', el gigantesco perrito diseñado por Koons para la entrada del Guggenheim, en Bilbao, el museo debe desembolsar unos 100.000 euros.
«Todas las piezas están hechas a medida para Miguelín», recuerda Herrero de Vasconcellos. «Y el bebé tiene casi plena autonomía de movimientos, algo que se puede controlar con un solo clic del ordenador. Podría, por ejemplo, guiñar un ojo o sonreír de diferentes formas o cambiar la velocidad de sus movimientos. Es una obra de arte», concluye. Mientras el padre de Miguelín se embrolla con los intestinos del robot, los dos Zhang se esmeran fuera para que la obra de Coixet luzca bajo los potentes focos. Ayudados de un andamio, uno le peina como si realmente fuese un hijo sobredimensionado mientras otro parece hacerle la pedicura. En realidad, después de limpiar el cuerpo, lo que hacen es aplicar sobre él una capa de un gel de silicona que sirve de protección para la fibra de carbono, y que también tiene color. El rojizo se aplica en las plantas de los pies y en las manos; uno blancuzco en el resto. En un principio se pensó en dejar que los visitantes lo tocaran, pero finalmente hubo que protegerlo con una catenaria. «Lo habrían desgastado en dos semanas», dice Isabel Coixet.
Un cutis muy delicado
Lo que más trabajo da es la cara. El revestimiento de silicona, a pesar de su espesor, es delicado y termina por rajarse. Es entonces cuando los trabajadores de Hubei tienen que subirse a lo alto del andamio y preparar una mezcla especial que se ha de aplicar con rapidez porque solidifica en unos diez minutos. Y los Zhang trabajan rápido, pero de forma minuciosa. Es evidente que llevan ya casi medio año codo con codo, y parece como si se coordinaran con la mirada.
A medianoche, ya casi han acabado. Faltan menos de dos semanas para que acabe la Expo pero Miguelín tiene que estar en perfectas condiciones para lucir en su próximo destino.
Puede que sea el museo que Shanghai construirá para recordar el mayor evento que ha acogido la ciudad, en cuyo caso España tendría un lugar preferente en la capital económica de China. Sea como fuere, no cabe duda de que no le van a faltar pretendientes. La incógnita está en si sabrán cuidar de él. Porque, como reconoce Herrero de Vasconcellos, «si no se mantiene en condiciones, en dos meses se cae a pedazos». Y es que la vida secreta de Miguelín tiene mucha miga.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La vida secreta de Miguelín

Uno de los dos técnicos chinos que cuidan de Miguelín repara las cejas del muñeco. :: ZIGOR ALDAMA

La vida secreta de Miguelín

El miedo que le provocaban los ojos de Miguelín en la oscuridad llevó a una señora de la limpieza a detener el mecanismo, que quedó averiado. En la foto, Herrero de Vasconcellos, el cuidador del muñeco. :: ZIGOR ALDAMA

Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.