CC OO dice que una empresa alavesa rescinde 45 contratos gracias al «despido abaratado»

Asegura que es el primer despido colectivo de Euskadi con la nueva reforma laboral y alerta de que habrá muchos casos

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

Las consecuencias de la reforma laboral empiezan ya a palparse y no precisamente por el lado positivo, el de la creación de más empleo, como auguruba el Gobierno de Zapatero, sino por uno de los aspectos más criticados, el del abaratamiento del despido.

CC OO de Euskadi denunció ayer que la empresa alavesa Thaiser, ubicada en Salvatierra y dedicada a la transformación de tubo y chapa, acaba de anunciar el despido de 45 de sus 47 trabajadores, todos ellos indefinidos, acogiéndose al despido «barato y fácil» que establece la reforma laboral.

La central liderada por Unai Sordo recuerda que, en virtud de la nueva normativa, la compañía sólo abonaría 12 días por año trabajado a cada empleado, y el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) completaría la indemnización con los ocho restantes.

La central señala que se trata del «primer despido colectivo que se produce en Euskadi aprovechando el drástico descenso de las indemnizaciones legales».

Según las fuentes sindicales, Thaiser «había dejado de abonar salarios a su plantilla en el mes de mayo y desde entonces, ha estado esperando a la plena entrada en vigor de la reforma laboral para prescindir de su plantilla con el menor coste posible». Así, la central indica que «tras ganar tiempo durante meses en una situación de impago de las nóminas, la dirección ha alegado falta de liquidez para justificar los 45 despidos».

La Federación de Industria de CC OO de Euskadi advierte de que la reforma laboral «ha abierto las compuertas a una grave destrucción de empleo de calidad», augurando que «miles de puestos de trabajo se van a perder para siempre y, en todo caso, serán sustituidos por empleos precarios, sin límites en el encadenamiento de la temporalidad y con condiciones de trabajo sujetas al descuelgue arbitrario de los convenios».

En este sentido, el sindicato prevé que en los próximos meses se produzca «un verdadero aluvión de despidos en Euskadi con un coste mínimo, una vez que el despido se ha convertido en una acción trivial, con causas fácilmente manipulables y con escaso control judicial».

Finalmente, el sindicato acusa al Gobierno del PSOE, así como al PNV y CiU, de ser «cómplices de los desmanes y abusos que ya se están produciendo como consecuencia de la aplicación de la reforma», y exige al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la aprobación inmediata de una ley que rectifique la reforma laboral.

Preguntada al respecto, la portavoz del Gobierno Vasco, Idoia Mendía, confió en que tanto la modificación del marco regulador del mercado de trabajo como el resto de las reformas impulsadas por el Ejecutivo central en los últimos meses, «contribuyan a crear las condiciones para generar empleo y para relanzar la economía en su conjunto».

Por su parte, el Fondo de Garantía Salarial ( Fogasa ) contará con 100 millones de euros -el 7% de su presupuesto para 2011- para pagar los ocho días de indemnización que contempla la reforma laboral a los 127.000 despidos previstos con esta cobertura. Los presupuestos contemplan una indemnización media de 4.448 euros (98,84 euros por día).