Una independiente para el Tribunal Constitucional

Juristas y profesores destacan la capacidad intelectual de Adela Asúa, catedrática de la UPV y referencia en el Derecho Penal

ANTONIO SANTOSBILBAO.
Adela Asúa. ::
                             GABRIELA BARNUEVO/
Adela Asúa. :: GABRIELA BARNUEVO

Independiente y con una inteligencia privilegiada. Así describen en el mundo judicial y universitario a Adela Asúa Batarrita, catedrática de Derecho Penal de la UPV, propuesta por el Senado para cubrir una vacante del Tribunal Constitucional. La noticia de su designación propició ayer comentarios de satisfacción generalizada entre abogados, jueces y representantes universitarios, que subrayan su gran capacidad intelectual, una «paciencia extraordinaria» y la facilidad para «labrar consensos».

Perteneciente a una conocida familia numerosa bilbaína -sus abuelos y padres regentaron un taller de pan-, Asúa, de 62 años, se ha convertido en una referencia para quienes ejercen el Derecho Penal. Estuvo entre los expertos que participaron, con Juan Alberto Belloch como ministro, en la reforma del Código Penal y desde hace años es habitual en ciclos de conferencias. Desde joven destacó por su capacidad de estudio, aunque ella misma ha admitido que eligió por descarte la carrera. Quería cursar Medicina, pero como no había esa facultad en Bilbao, optó por matricularse en Derecho en Deusto.

Casada con un profesor de Geología y sin hijos, ejerció como magistrada suplente en las Audiencias provinciales de Bilbao y San Sebastián, actividad que abandonó para volcarse en la docencia y la investigación. Dio clases primero en Deusto y ahora en la UPV, donde sus alumnos recuerdan una de sus máximas: «El buen jurista debe interpretar la ley con rayos X», en referencia a la necesidad de aplicar el Código Penal de una manera «flexible» para que las decisiones «sean justas». Forma parte de la corriente que apuesta por las penas que conlleven trabajos para la comunidad y considera «anacrónico» el sistema penitenciario.

Como catedrática llegó a vicedecana de Derecho en la UPV, responsable de la facultad en Vizcaya, cargo que abandonó hace un año. Desde junio de 2009 forma parte de Uniqual, la agencia de evaluación de la calidad del sistema universitario vasco del Departamento de Educación de Isabel Celaá.

Sus compañeros en el mundo judicial subrayan que Asúa siempre ha formado parte del «sector renovador progresista». Miembro entre los ochenta y los noventa de la Asociación pro Derechos Humanos, colabora habitualmente con Gesto por la Paz y ha analizado fenómenos de genocidio y terrorismo en diferentes puntos del mundo. De hecho, guarda relación con universidades de Colombia y se ha interesado por la actividad de las FARC. Fuentes de tribunales subrayan, además, su carácter independiente. «No se le sube a las barbas nadie», admiten.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos