El centro Biokutxa impulsará la medicina regenerativa

Las nuevas instalaciones en Miramón serán sede de Inbiomed. El edificio proyectado por Joaquín Montero estará finalizado para finales del próximo año

LEIRE ESCALADASAN SEBASTIÁN.
En obras. El centro, terminado para finales de 2011, se ubicará junto a las torres de Arbide, con las que comunicará de forma subterránea. ::
                             JOSÉ MARI LÓPEZ/
En obras. El centro, terminado para finales de 2011, se ubicará junto a las torres de Arbide, con las que comunicará de forma subterránea. :: JOSÉ MARI LÓPEZ

Si el futuro de la medicina pasa porque sea regenerativa, es decir, que facilite la regeneración de órganos y tejidos humanos, Biokutxa dió ayer un paso para comprometerse en ese reto. Ayer se colocó la primera piedra del centro, que será la sede de la fundación donostiarra Inbiomed, que lleva años trabajando con células madre. Estará situado en el parque tecnológico de Miramón, junto a las torres de Arbide.

El nuevo centro, diseñado por el arquitecto Joaquín Montero, estará finalizado para finales del año que viene. «Gracias al nacimiento de Biokutxa, el proyecto de Inbiomed se consolida y se proyecta al futuro de modo imparable e irreversible», sentenció Gurutz Linazasoro, presidente de Inbiomed. Con la nueva infraestructura, afrontarán el «desafío» que supone para la sociedad europea «la obtención de tejidos y órganos artificiales para ser transplantados», aseveró ante los asistentes al acto, entre los que se encontraban la presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Rafaela Romero, el presidente de Kutxa, Xabier Iturbe, y el diputado general Markel Olano.

Sinergia con el entorno

Linazasoro aseguró estar convencido de que en el año 2015 «seremos un centro de referencia internacional en medicina regenerativa». Así, los avances en este ámbito fortalecerán la lucha contra enfermedades como el cáncer, el parkinson o los infartos de miocardio. También apostó por la «sinergia» con otros centros y empresas del entorno y afirmó que confían en «ver el nacimiento de nuevos y ambiciosos proyectos de colaboración».

En esta línea, el diputado general destacó la necesidad de «establecer áreas de especialización prioritarias» y «la estructuración y coordinación de los agentes en torno a esas áreas». Indicó, además, que «las biociencias tienen un objetivo muy importante unido al tejido hospitalario y de la salud».

Por su parte, el presidente de Kutxa expresó su satisfacción por colocar la primera piedra de «una estructura de la que esperamos llegue a ser trascendental para el futuro de Gipuzkoa y para el desarrollo y bienestar de los guipuzcoanos». Señaló que Biokutxa, «como línea estratégica de la fundación Kutxa», ofrece un nuevo marco a los 40 investigadores que en la actualidad trabajan en Inbiomed. De hecho, la fundación aumentará su plantilla y más de 100 investigadores podrán desarrollar su actividad en las nuevas instalaciones. «Podrán trabajar en las mejores condiciones, con los equipamientos más vanguardistas y conectados permanentemente con grupos de investigación locales, estatales e internacionales», explicó Iturbe.

«Ciencia con mayúsculas»

Para el presidente de la entidad de ahorro, «Biokutxa es una oportunidad para hacer ciencia con mayúsculas en el campo de la medicina regenerativa». También destacó que su emplazamiento, junto a las torres de Arbide «es un adecuado símbolo de la enriquecedora convivencia entre lo más destacado de ayer con todo lo bueno del mañana científico e investigador».

Para la creación del centro, que tendrá tres plantas y ocupará una superficie de 2.800 metros cuadrados, Kutxa ha invertido 4,5 millones de euros. El arquitecto Joaquín Montero reveló que conectará con las torres de Arbide «de forma subterránea para que participen en el conjunto».

Precisó que «la parte técnica comunica con un vestíbulo subterráneo que permite acceder a la torre uno rehabilitada, y se acomodan los servicios de administración, seminarios, un pequeño salón de actos, archivo.». Así, se incorporan las torres «al trabajo y al desarrollo del parque tecnológico». A finales de 2011 los investigadores comenzarán a trabajar en el centro.