Octavio Granado defiende la necesidad de retrasar la edad de jubilación

El secretario de Estado de Seguridad Social aboga también por ampliar el periodo de cómputo de pensiones

PILAR ARANGUREN PARANGUREN@DIARIOVASCO.COMSAN SEBASTIÁN.
Octavio Granado, a su llegada al Palacio de Miramar. ::
                             UNANUE/
Octavio Granado, a su llegada al Palacio de Miramar. :: UNANUE

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, defendió ayer en San Sebastián la necesidad de retrasar la edad de jubilación para garantizar a largo plazo la sostenibilidad del sistema público de pensiones, que no corre peligro a corto plazo, resaltó.

Granado intervino en el Curso de Verano de la UPV/EHU que todos los años organiza la Federación de Cajas de Ahorro Vasco Navarras y que en esta edición ha abordado como tema 'El Estado del Bienestar en la encrucijada'.

El secretario de Estado señaló que en estos momentos la Seguridad Social vive un momento dulce porque hay muchos cotizantes, pero advirtió que en los prósimos veinte años la jubilación de los nacidos en el de los años 50-70 coincidirá con la menor incorporación de cotizantes fruto de la caída de la fertilidad que se produjo en las siguientes décadas.

En este sentido, indicó que las proyecciones apuntan a que este año se cerrará con 8,6 millones de pensionistas, cifra que ascenderá a 10 millones en 2020, a 12,5 en 2030 y a 15,3 en 2040, lo que pondrá en peligro el sistema si no se abordan las reformas necesarias, «tal y como se han ido haciendo en el pasado»

Así, abogó por hacerlas a tiempo, porque si se apuran los plazos dberán ser más intensas y profundas. Granado consideró inevitable tocar la edad legal de jubilación, ya que indicó que el aumento del empleo no va a solucionar el problema, puesto que en el futuro habrá que pagar más pensiones. «La solución al problema es encontrar nuevos equilibrios, como hemos hecho siempre».

Aunque el Gobierno ha sugerido en alguna ocasión la intención de retrasar la edad legal de jubilación de 65 a 67 años, Granado apostó por progresar en la flexibilidad. Así, indicó que «no estamos diciendo que todos se tengan que jubilar a los 67 años. Las decisiones sobre la jubilación van a ser cada vez más individuales y menos profesionales y corporativas».

Recordó que en estos momentos un 7% de los españoles se jubila más tarde que la edad legal, mientras que el 40% de los afiliados se jubila antes.

Pero además de retrasar la edad de jubilación, el secretario de Estado para la Seguridad Social también defendió la necesidad de ampliar el periodo del cálculo de las pensiones, que en la actualidad está en quince años. Indicó que todos los países han ido prolongándolo hacia toda la vida laboral, aunque en España es muy difícil ir en esa línea por la intermitencia en el mercado de trabajo. Con todo, señaló que en aquellos países en los que se ha prolongado el periodo de cómputo «las pensiones no han bajado mucho».

Acuerdo social

En este sentido, indicó que el sistema actual perjudica a los trabajadores que son expulsados del mercado en los últimos años de su vida laboral, por lo que consideró necesario buscar nuevos equilibrios

Concluyó que la reforma se tiene que hacer con el acuerdo social. Añadió que en momentos de crisis económica como la actual es más difícil, pero que es necesario, porque uno de los elementos favorables para salir de la crisis es tener un clima social no enrarecido.

Apuntó que la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso de los Diputados es un buen ejemplo. El Pacto de Toledo se creó en 1995 en virtud de un acuerdo político y es el encargado de hacer un seguimiento y emitir un informe con las recomendaciones sobre las reformas del sitema de pensiones. El Gobierno le remitió un dictamen con sus propuestas a principios de año y Granado apruebe el dictamen en los próximos meses.