Sólo nueve restaurantes ofrecen menús para celiacos en Gipuzkoa

Buscan poder elegir algo más que ensaladas y carnes a la plancha. La Asociación de Celiacos de Euskadi organizará en Donostia una jornada de concienciación

LEIRE ESCALADASAN SEBASTIÁN.
Platos más elaborados. Juan Pedrera, encargado de Casa Vallés, tiene dos hijas celiacas e impulsa que haya menús adaptados . ::                             USOZ/
Platos más elaborados. Juan Pedrera, encargado de Casa Vallés, tiene dos hijas celiacas e impulsa que haya menús adaptados . :: USOZ

Amparo Cervo y su hija Paula, de doce años, apenas abren las cartas de los restaurantes. No porque no les gusten los platos que ofrecen, sino porque Paula es celiaca y muy pocos se adaptan a su condición. En Gipuzkoa sólo nueve establecimientos garantizan a las personas celiacas que la comida que van a recibir no contiene gluten, una glucoproteína que se encuentra en cereales como el trigo, la cebada o el centeno.

La Asociación de Celiacos de Euskadi (EZE) ha elaborado una guía con los restaurantes del territorio que ofrecen en su carta platos sin gluten. En Donostia, los celiacos pueden acudir sin correr riesgos a Casa Vallés, Politena, Kaskazuri y al hotel Barceló Costa Vasca. En el resto del territorio histórico, también pueden comer sin problemas en Karlos Arguiñano (Zarautz), Marina Berri (Zumaia), Olentzo (Zizurkil), Olarrondo (Usurbil) y Río Bidasoa (Hondarribia).

A pesar de que una de cada cien personas es celiaca, todavía son pocos los establecimientos que garantizan la ausencia de gluten en algunos platos. En la Asociación de Celiacos de Gipuzkoa (Ezegui), de la que Amparo es representante, hay alrededor de 800 socios, de los que la mayoría son niños. «La asociación nace para llenar el hueco que queda cuando a una persona se le diagnostica que es celiaca», explica Amparo. «Enviamos una lista a los socios con los alimentos aptos para una dieta sin gluten».

Alimentos contaminados

Pero no sólo deben cuidar que la comida que van a ingerir no contenga gluten, sino que deben protegerla de la contaminación, porque si un alimento apto para celiacos entra en contacto con otro que no lo es, ya no puede utilizarse. «Alguna vez he ido a tomar una ensalada con la niña y he visto que han quitado las gulas de la ensalada con la mano. Si esas gulas han tocado la lechuga, la han contaminado», asegura la responsable de Ezegui.

Este tipo de problemas también los sufre Laura, donostiarra de 34 años, a la que diagnosticaron que era celiaca hace cinco. Ella relata que en los restaurantes de la guía «puedes tomar algo sin salsa tranquila» pero, en el resto, la situación cambia. «Suelo pedir cosas a la plancha para minimizar el riesgo. Aun así, en algunos sitios, sin mala intención, te dan cosas contaminadas, y al día siguiente estoy enferma».

Ante este problema, la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa, está ideando un programa para identificar los platos aptos para celiacos. «Queremos que vayan a los restaurantes sin problemas y que tengan variedad en el menú», afirma Mikel Ubarrechena, presidente de la asociación. Además, cuenta que cada vez reciben más clientes con la condición celiaca. «Sobre todo en verano, hay extranjeros que llegan con un papel que nos dice que son celiacos». Por eso, reconoce que «no es tan difícil» actuar bien, pero que muchas veces no se hace «por desconocimiento».

En los restaurantes que ya están preparados, las personas celiacas disfrutan de platos más elaborados. Por ejemplo, en Casa Vallés, pueden tomar una tortilla de bacalao o degustar bonito con anchoas. «Las hijas del encargado son celiacas, por lo que sabemos cómo hay que preparar los platos y la limpieza que hay que tener tanto en la mesa como en los utensilios», cuenta Antxón Vallés.

En Marina Berri, donde cuentan con platos especiales para niños, como las croquetas o la pasta, también detectan que cada vez acuden más clientes celiacos. «Tenemos una lista en la cocina con las condiciones que hay que seguir», afirma Mikel Bermejo, cocinero del restaurante.

También en los hoteles tienen en cuenta estas pautas. Por eso, en el Barceló Costa Vasca y en el NH Aránzazu, en Donostia, y en el Parador Nacional de Hondarribia, disponen de un servicio especial en el desayuno. Así, se pueden encontrar galletas, pan, cruasanes, magdalenas y cereales libres de gluten. Jesús Hernández, director del Parador, cuenta que «cuando llegan aquí, los clientes celiacos nos comentan su situación».

Para intentar aumentar el número de restaurantes preparados e incrementar su formación, la Asociación de Celiacos de Euskadi va a celebrar una jornada de concienciación en el Palacio Miramar de San Sebastián el próximo 23 de octubre, en la que participará el cocinero Martín Berasategui.