El Gobierno rectifica y licitará las obras de la autovía a Jaca en 2011

Sacará a concurso los cuatro tramos por territorio aragonés

CRISTINA AGUINAGAPAMPLONA.
El Gobierno rectifica y licitará las obras de la autovía a Jaca en 2011

La azarosa construcción de la autovía que conectará Pamplona con Huesca y con Lérida podría verse de nuevo relanzada si se cumple el anuncio que el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, realizó el viernes pasado en Huesca. La construcción de esta vía, llamada a ser la conexión más rápida y libre de peajes entre el Cantábrico (País Vasco) y el Mediterráneo (Cataluña), se reanudará tras el verano y no se verá afectada por los recortes que el pasado mes anunció el titular del ministerio de Fomento, José Blanco.

Según explicó Morlán en la ciudad aragonesa, los trabajos van a continuar tal y como estaba previsto antes del anuncio de Fomento de rescindir los contratos de obra de la A-21 y A-23 y paralizar tramos de este eje. De esta forma, el ministerio continuará la ejecución de la autovía, excepto en el tramo entre Pamplona y Jaca, cuya ejecución financiará el Gobierno de Navarra y está previsto que concluya el próximo año.

Víctor Morlán comunicó esta decisión a los empresarios, alcaldes y presidentes de comarcas afectadas por el eje Lérida-Huesca-Jaca-Pamplona. Según recogió Europa Press, el anuncio de los recortes de inversión en las infraestructuras altoaragonesas generó su «más rotundo» rechazo por los perjuicios que iban a ocasionar, tanto en la actividad empresarial, económica, turística, en el empleo y en la seguridad vial. A estas quejas se sumaron mociones en las instituciones de Huesca, algunas de ellas pidiendo incluso la dimisión de Víctor Morlán. Tras estos hechos, Morlán anunció la reanudación de unas obras que, desde el primer momento, han ido más «lentas» que en Navarra.

El secretario de Estado de Infraestructuras llegó a asegurar que en los quince días transcurridos desde el anuncio del recorte «la situación económica que antes imposibilitaba continuar las obras ha cambiado».

Binéfar y Alcañiz y A-2

Víctor Morlán explicó que se continuará con la Variante de Binéfar, la A-2 o la Variante de Alcañiz, con proyectos de la autovía entre Huesca y Jaca e informó de que la autovía Huesca-Lérida, salvo el tramo entre Huesca y Siétamo, estará acabada antes de las elecciones de 2012. Por otra parte, señaló que el tramo entre Jaca y Pamplona «lo sacamos a colaboración público-privada y por lo tanto no tendrá ninguna repercusión especial porque lo que no vaya por presupuesto va por colaboración público-privada».

Morlán apuntó que las obras entre Huesca y Lérida, salvo el tramo entre Huesca y Siétamo, van a recuperar su tono para que se cumpla el objetivo de que antes de las elecciones de 2012 estén acabadas.

La denominada A-21 (Pamplona-Jaca) sumará 103,63 km, y para su construcción se subdividió en quince tramos: seis en Navarra y nueve en Aragón. En la parte foral se han puesto en servicio ya los cuatro primeros tramos, entre Noáin y la Venta de Judas de Lumbier (29,52 km), y se encuentran en obras los dos restantes, desde allí y hasta el límite con la provincia de Zaragoza (16,6 km). Éstos se adjudicaron mediante peaje en la sombra, y las obras avanzan a buen ritmo. Se prevé que estén completados a finales de 2011.

De los nueve tramos aragoneses (57,51 km) hay cuatro en obras, uno que se va a empezar a ejecutar este verano, otro parado, y tres con el proyecto aprobado y pendientes de que se saquen a concurso las obras: enlace de Tiermas-enlace de Sigüés (6,6 km), límite con Zaragoza-Puente la Reina de Jaca (11,6 km) y variante de Jaca (8 km).

De los tramos que están actualmente en ejecución, este verano se prevé abrir al tráfico el de 2,9 km entre el enlace de la A-1601 y el barranco de Las Colladas, que será el primero de todos en ponerse en servicio en este territorio. El año que viene, otro de 5,4 km entre Las Colladas y el límite provincial entre Zaragoza y Huesca. Y en 2012, dos más de 7,2 y 9 km: Puente la Reina de Jaca-Santa Cilia y Santa Cilia-Jaca.

El tramo que se iniciará este verano es el Enlace de Sigüés-Enlace A-1601 (2,5 km). Entretanto, sigue parado a la espera de que se vuelvan a adjudicar los trabajos el tramo Límite con Navarra-Enlace de Tiermas, de 4,31 km, cuya adjudicataria inicial, Teconsa, fue declarada en concurso de acreedores.

Las críticas en Alto Aragón ante el anuncio de la rescisión de tres contratos fueron respondidas por el cambio de opinión para las dos vías: entre Pamplona y Jaca y entre ésta y Huesca. Así, en la Pamplona-Jaca seguirán adelante como estaba previsto las obras del tramo Límite de Navarra-Tiermas (4,31 km), Sigüés-A-1601 (2,5 km), A-1601-Barranco de las Colladas (2,9 km), Las Colladas-Límite con Huesca (5,4 km) y Puente la Reina de Jaca-Santa Cilia (7,2 km). El rescindido fue el Santa Cilia-Jaca, de 9 km. Éste se licitará en 2011 junto a los de Tiermas-Sigüés (6,6 km), Límite con Zaragoza-Puente la Reina de Jaca (11,6 km) y variante de Jaca (8 km).

En la autovía Jaca-Huesca A-23 seguirán rescindidos los tramos Embalse de Jabarrella-Lanave (7 km) y Arguís-Congosto de Isuela (3,3 km). Y en la Huesca-Lérida todo seguirá según lo estimado, y se culminará para antes de 2012, salvo el tramo de 13,2 km Huesca-Siétamo, para el que «no hay dinero», insistió Forlán en Huesca.

La parte central, al final

Este futuro eje de comunicación por carretera entre el Cantábrico y el Mediterráneo lo componen tres autovías. Entre Pamplona y Jaca se construye la Autovía del Pirineo (103,63 km). Después, esta vía entronca con la Autovía Mudéjar, que va de Somport a Sagunto, y que también unirá Jaca con Huesca (67,54 km). Desde allí arranca la A-22, que vinculará la capital oscense con Lérida (107,5 km).

La potestad constructiva recae en Navarra en el Gobierno foral, que tiene transferidas las competencias, mientras que en suelo aragonés y catalán el responsable de llevar a cabo estas infraestructuras es el Estado, a través de Fomento.

Mientras Navarra ejecutó su parte del eje en dirección oeste-este, es decir, desde Pamplona hacia la muga con Aragón, el Estado siguió la dirección contraria, priorizando los trámites y las contrataciones desde Lérida y hacia Huesca-Jaca. Este hecho ocasionó que, frente a los avances en los extremos, la parte central quede más ralentizada.

Fotos

Vídeos