Las obras del Plan E cumplen los plazos

El nuevo vial de Eguzkitzalde podrá estar terminado para enero de 2011. Cuatro actuaciones urbanísticas se ejecutan en este momento en la ciudad con cargo al Fondo Estatal

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.
Nuevo vial de Eguzkitzalde. Obras de la futura calle Dolores Salís, con la Residencia Ama Xantalen en primer término y el campo de fútbol de San José, al fondo. ::                             F. DE LA                             HERA/
Nuevo vial de Eguzkitzalde. Obras de la futura calle Dolores Salís, con la Residencia Ama Xantalen en primer término y el campo de fútbol de San José, al fondo. :: F. DE LA HERA

Cuatro actuaciones urbanísticas se están llevando a cabo en este momento en la ciudad, con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local 2010, el llamado Plan E del Gobierno español para el estímulo de la economía y el empleo. Las cuatro obras -apertura del nuevo vial de Eguzkitzalde, reurbanización de la calle Hondarribia, conexión peatonal en Gazteluzahar y ampliación de las instalaciones de Ducoureau- «van en plazo», según aseguró el alcalde en funciones, Miguel Ángel Páez. El presupuesto total de estos proyectos, orientados a la mejora de la movilidad y la educación en la ciudad, asciende a 6.585.252 euros.

El delegado de Urbanismo se acercó el pasado jueves a la más costosa de las actuaciones financiadas por el Plan E -el vial de Eguzkitzalde- y aprovechó la visita para hacer un repaso de las otras tres. «Creemos que las cuatro actuaciones van a cumplir los plazos», señaló.

Las obras de apertura del nuevo vial de Eguzkitzalde comenzaron el 18 de junio pasado, con un presupuesto de adjudicación de 1.747.317 euros y un tiempo de ejecución de siete meses. «Estamos en condiciones de poder finalizar esta obra alrededor de enero de 2011», afirmó el alcalde en funciones.

La demolición del antiguo colegio de Santa Elena, un edificio que durante los últimos años albergó distintas dependencias de Bidasoa activa ha sido una de las primeras acciones que se han llevado a cabo en esta obra. El derribo del viejo inmueble deja a la vista, desde la calle Santa Elena, el campo de fútbol de San José Obrero y los trabajos de la futura calle que unirá Larreaundi con Arbes y Palmera-Montero.

«Desde el último Pleno, este nuevo vial ya tiene la denominación oficial de Dolores Salís», recordó Páez. La nueva calle «conectará la San José Obrero con Ermita Kalea y Ama Shantalen. Se han hecho ya inversiones en el saneamiento del colector que pasa por este punto y que servirá, además, para la futura actuación que tiene contemplada el Gobierno Vasco en esta zona, como es el colegio de Educación Infantil y Primaria de Larreaundi, una obra que supondrá la reurbanización del entorno de la trasera de la calle Virgen Milagrosa, el campo de fútbol y la iglesia».

En este momento, se están ejecutando los muros de contención que sostendrán el futuro vial Dolores Salís. La nueva calzada llevará adosados un carril bici y un paseo peatonal. La última fase de la obra consistirá en la demolición del actual puente sobre el canal de Dunboa, en la calle Santa Elena y la construcción de un nuevo puente de mayor anchura.

Aligerar el tráfico

La apertura del nuevo vial tiene un objetivo «muy claro para nosotros, que es el de descongestionar de tráfico de Eguzkitzalde y del entorno de la plaza de Urdanibia», añadió Miguel Ángel Páez. «En las próximas semanas, vamos a adjudicar los trabajos de redacción del proyecto de reurbanización de esta plaza. Para eso, necesitábamos en gran medida liberar los tráficos que se producían procedentes de la avenida de Euskal Herria hacia la Parte Vieja, pero sobre todo hacia Arbes y Palmera-Montero. El nuevo vial de Eguzkitzalde va a servir para ofrecer una alternativa a esos tráficos y despejar la plaza de Urdanibia y su entorno, que queremos recuperar para el peatón, como lugar de encuentro».