El Pleno aprueba mañana el nombre de Puente de la Real Sociedad

Elorza acuerda con su socio de gobierno el nombre del sexto puente y pacta llamar plaza de la II República a la zona de estancia aneja

AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.
Puente y plaza. La zona de estancia junto al sexto puente se llamará Plaza de la II República. ::                             A. M./
Puente y plaza. La zona de estancia junto al sexto puente se llamará Plaza de la II República. :: A. M.

Se acabó el culebrón. El Pleno del Ayuntamiento acordará mañana llamar al sexto puente como «Puente de la Real Sociedad de San Sebastián». La pretensión del alcalde de 'bautizar' a la recién inaugurada infraestructura con la denominación del equipo de fútbol de todos los guipuzcoanos corría el peligro de no prosperar, pero un acuerdo de última hora con sus socios de gobierno, el grupo municipal Aralar-Alternatiba, permite a Odón Elorza salirse con la suya. A cambio, se le dará el nombre de plaza de la II República al espacio urbanizado a continuación del nuevo puente, donde se encontraron restos de personas fusiladas durante la Guerra Civil.

El acuerdo lo presentaron ayer en rueda de prensa el concejal de Urbanismo, Jorge Letamendía (PSE-EE), y la concejala de Aralar-Alternatiba, Duñike Agirrezabalaga. Letamendía trató de explicar que una cosa es cómo se llama popularmente a muchos puentes y otra cuál es su nombre oficial -por ejemplo, «al Puente de la Zurriola todo el mundo le llama Puente del Kursaal»-, aunque en el caso que nos ocupa ambas denominaciones coinciden: todo el mundo le ha llamado a ese paso Puente de Hierro. Letamendía intentó desdramatizar la falta de acuerdo escenificada en los últimos días, e ironizó con que «podíamos haberle llamado Puente de la Real II República de Hierro». El hecho es que Aralar-Alternatiba proponía el nombre de la II República porque en la ciudad hay muchas denominaciones vinculadas a la monarquía y ninguna que homenajeara al régimen político democrático previo a la Guerra Civil. La argumentación se reforzaba con el hecho de que durante las obras de construcción de la Autovía del Urumea y el vial de borde que sobrevuela el sexto puente se hallaron restos de siete donostiarras fusilados por las tropas franquistas al comienzo de la Guerra Civil.

Los grupos de la oposición -PNV, PP y EA- nunca han visto con buenos ojos la propuesta del alcalde, sobre todo por el método seguido: no se ha llevado una propuesta a la Comisión de Urbanismo donde los grupos pudieran plantear enmiendas. El PP fue uno de los primeros en anunciar que presentaría una enmienda al Pleno para que el nombre fuera «Nuevo Puente de Hierro». Las tornas cambiaron esta semana cuando el PNV 'descubrió' que el puente tenía nombre oficial acordado por un Pleno en 1998 y que éste no era otro que «Puente de Hierro». Por ello, ayer mismo, PP, PNV y EA pactaron presentar al Pleno de mañana una enmienda conjunta que mantuviese esta denominación. Pero la sorpresa llegó poco después al anunciar los dos socios de gobierno un acuerdo para que el puente se redenomine como Puente de la Real Sociedad, a la vez que se llama plaza de la II República a la zona de estancia ubicada bajo el bucle que lleva a los vehículos desde el sexto puente hasta Riberas y la variante. En esta zona, además, está previsto colocar un monolito «en homenaje a los represaliados del franquismo», decisión que podría adoptar esta misma semana la Comisión de Derechos Humanos del Ayuntamiento.

Letamendía indicó que la denominación de Puente de Hierro se le dio a la vieja estructura por sus características morfológicas y materiales, pero defendió que el nuevo puente merecía una nueva denominación. Además, el nombre de Puente de Hierro se mantendrá porque la antigua pasarela, que se desmontó en grandes piezas hace dos años, se va a colocar en las próximas semanas en el paseo de Riberas de Loiola. Como ya se anunció en su día, el Puente de Hierro se montará de nuevo para comunicar el paseo superior y el inferior en la margen izquierda del Urumea. Si el viejo puente servía fundamentalmente para los coches, a partir de ahora será una pasarela peatonal a la que se realizará un falso suelo más elevado para que los viandantes puedan sacar la cabeza por encima de sus altos muros laterales de hierro. Esta operación comenzará «dentro de un mes», según explicó la concejala de Obras y Proyectos, Duñike Agirrezabalaga, y está previsto que concluya a finales de octubre o principios de noviembre.

En el Pleno de mañana se acordarán además los nombres de otras seis calles y plazas de la ciudad, entre las que destaca la plaza Nelson Mandela que se le dará al futuro corazón peatonal de Amara Viejo, en la esquina de Arroka, dentro de la operación de San Bartolomé. Este nombre parece que tampoco escapará a la polémica, no por que se discutan los méritos de la figura del expresidente de Sudáfrica, sino porque es una persona que vive y se acordó en el seno de la corporación utilizar sólo los de personalidades fallecidas.

Bidegorri, en el quinto

Pero ayer no sólo se habló del nombre que se le daría al sexto puente, sino también de su función y características. El grupo popular mostró su «preocupación» por varios aspectos. En primer lugar por la gruesa barandilla a medio metro de altura del suelo que se utiliza para separar la calzada de la acera. Es un elemento que supone «un peligro para los motoristas». El concejal José Luis Arrúe criticó también la ausencia de señalización, que en su opinión debería advertir a los conductores desde la Estación del Norte -al comienzo de Federico García Lorca- de hacia dónde conduce esa salida de la ciudad. Finalmente, el PP criticó que no se haya señalizado un bidegorri en el puente.

La respuesta a buena parte de estas inquietudes fueron respondidas por Duñike Agirrezabalaga. Y efectivamente, pese a que desde hace años se ha venido diciendo desde el Ayuntamiento que el sexto puente tendría bidegorri, finalmente no será así. Y es que a este puente no llega un carril bici ni por un lado ni por el otro, por lo que no tenía mucho sentido trazar un paso ciclista aunque la acera tenga espacio. Agirrezabalaga explicó que el bidegorri que se prolonga desde Federico García Lorca (margen derecha del río) se unirá con el del paseo Bizkaia a través del quinto puente. La concejala anunció que se mejorará la señalización e informó que se va a prohibir la circulación de los peatones entre el sexto puente y el de Mundaiz hasta que dentro de mes y medio no esté hecha una acera provisional.

Fotos

Vídeos