Los 'Porrontxos' dispuestos a seguir con las fiestas

Itxaso asegura que las restricciones sólo afectan a verbenas y txoznas

M. L.SAN SEBASTIÁN.
Un grupo de egiatarras protesta frente al ayuntamiento. ::
                             E. V./
Un grupo de egiatarras protesta frente al ayuntamiento. :: E. V.

Esculturas a las que les han sido colocadas narices postizas y marchas en bici en las que los participantes lucen similares prótesis. Son algunas de las movilizaciones llevadas a cabo esta misma semana por miembros de la comisión de fiestas de Egia que denuncian que los Porrotxos han sido «prohibidos» este año por el Ayuntamiento. La última protesta tenía lugar a media mañana de ayer, cuando varias personas se concentraban en los jardines de Alderdi Eder, para posteriormente presentar una instancia en el consistorio, solicitando una reunión con el alcalde, y con el concejal, Denis Itxaso.

«Es la quinta o sexta que entregamos ya y aún no hemos tenido respuesta», afirmaban, al tiempo que daban a conocer a la ciudadanía un comunicado en el que aseguran que «las actividades programadas durante el día serán las únicas permitidas y sin disponer de ningún tipo de infraestructura, con lo que esto conlleva». El texto hace hincapié en la «rotunda negativa del Ayuntamiento y nuevas prohibiciones más graves que nunca», pese a las cuales prometen que «los Porrontxos continuarán 'por narices'».

En declaraciones a DV, Denis Itxaso ha señalado que las fiestas de Egia «no sólo están autorizadas, sino también subvencionadas», pero, eso sí, con una «salvedad» en lo que a verbenas y txoznas se refiere. Según ha informado, «en los últimos cinco años, se ha venido incumpliendo de manera fragante y reiterada el tema de horarios, hasta el punto que el año pasado tuvimos que darles un ultimátum para que lo respetasen. Durante el fin de semana volvieron a incumplirlo y el lunes se les entregó una notificación en mano para que fueran más cautos en los siguientes días y no lo fueron».

Itxaso considera que los Porrontxos «son legítimos, viables y atractivos para el barrio de Egia» y niega que no haya atendido las peticiones de reunión recibidas por integrantes de la comisión de fiestas. «Nos reunimos con ellos en abril, y la conclusión a la que llegamos es que les salía más barato pagar la multa por infringir la normativa pasándose en tres o cuatro horas que acatarla. Nos hemos plantado. Ya no tenemos confianza en ellos», apostilla.