La excelencia del besugo, en Orio

Los comensales del elegante restaurante instalado en la plaza para estos días están disfrutando del besugo a la parrilla preparado por los principales asadores oriotarras

ANTXON ETXEBERRIA |ORIO
Viendo el resultado, se entiende por qué el besugo al estilo de Orio es diferente. ::                             FOTOS JOSÉ MARI LÓPEZ/
Viendo el resultado, se entiende por qué el besugo al estilo de Orio es diferente. :: FOTOS JOSÉ MARI LÓPEZ

Gran animación en la jornada de ayer en las inmediaciones de la plaza de Orio, en la tercera jornada de la Fiesta del Besugo al Estilo Orio, con la plaza convertida en un elegante restaurante, con toques -no podía ser de otra manera- de color amarillo en la decoración.

Los 1.100 tiquets puestos a la venta para las cuatro jornadas se vendieron en pocos días, con el besugo como reclamo, con los parrilleros oriotarras sin dar abasto en las parrillas. Tanto Joxe Mari Zendoia (Katxina), como Luis Mari Uranga (Xixario) y, Mikel Manterola (Joxe Mari), son los encargados de preparar estos besugos, pescados el día anterior, que llegan de Tarifa en avión. Besugos, como reza el slogan de la fiesta, preparados al 'Orio estilora'.

Bastantes oriotarras en la comida de ayer, como Florentino Marticorena que junto a su esposa acudían acompañados por su amigo Andrés Pavón, natural de Coín (Málaga), pero vecino de Urnieta desde hace 50 años. «Estuvimos los de la coral oriotarra Egunsentia cenando como invitados el jueves, para posteriormente cantar. El viernes también cantamos, todo canciones conocidas, hubo un gran ambiente. Hoy venimos pagando. Los de Orio teníamos la ventaja de poder adquirir los tiquets en primer lugar y sé de mucha gente que ha cogido tiquets para amigos de otras localidades», señalaba Florentino antes de sentarse a comer. Junto a ellos hacían la entrada otros oriotarras, con varios matrimonios de Pasaialdea, matizaba el pasaitarra Ignacio Echarri.

Los comensales dieron cuenta de un menú a base de anchoas en salazón, ensalada de tomate con bonito, espárragos, besugo a la parrilla, además del postre, todo ello bien regado con txakoli, sidra, vino..

Pero la fiesta de ayer no se limitaba a la comida y posterior cena. En los alrededores de la plaza los jubilados de Zaharren Babes Lekua prepararon un gigantesco marmitaco para 1.200 personas que se vendía a dos euros la ración, devolviendo un euro a la devolución del plato. No faltaba tampoco sidra con dos barricas grandes. Además, funcionaban muy bien los stands con productos típicos de la tierra como txakoli, anchoas, bonito, talos de Segura... También se ofrecía la posibilidad de degustar pulpo y marisco de Galicia. «Venimos de Lugo y anda mucha gente», comentaba el encargado de la parrilla en este stand, mientras la txaranga animaba el comedor y las calles.

En la misma plaza, destacaba también la presencia de un grupo de rederas, de Orio, Getaria y Ondarroa, realizando una demostración de su trabajo y reivindicando a la vez la importancia de su labor en el sector pesquero.

El alcalde de Orio, Jon Redondo, se mostraba muy satisfecho del transcurrir de estas jornadas. «La gente está muy a gusto. En un restaurante el menú costaría bastante más caro que los 45 euros de aquí, pero nuestro objetivo es animar el pueblo, hacer disfrutar a los comensales de nuestro producto estrella y a los visitantes de los diferentes alicientes que ofrece Orio. No pretendemos ganar dinero, hacemos parra». En este sentido, el mandatario oriotarra adelantaba a este periódico que para octubre prepararán la Fiesta de la Txuleta.