Agur al instituto Peñaflorida

Los alumnos y profesores se despiden de este centro docente. El nuevo edificio estará disponible para 2013. El viejo se derribará este año

ELI KORTASAN SEBASTIÁN.
Profesores. Foto histórica del profesorado del instituto Peñaflorida junto a la entrada al edificio. ::
                             E. KORTA/
Profesores. Foto histórica del profesorado del instituto Peñaflorida junto a la entrada al edificio. :: E. KORTA

Una mezcla de ilusión y tristeza inunda estos días el Instituto Peñaflorida. Esta semana se cerrarán definitivamente sus puertas para ser derribado próximamente con el fin de levantar un nuevo edificio que responda a las futuras necesidades del centro.

Con este motivo, el pasado martes, último día en el que se reunían todos los alumnos antes de finalizar el curso, profesores y estudiantes celebraron una despedida por todo lo alto, con verbena, torneos de fútbol y baloncesto, premios de literatura y pintura, juegos, chocolatada y lunch. Según cuentan los profesores, los alumnos vinieron preparados con sus cámaras para inmortalizar en imágenes los distintos rincones del instituto que han recorrido a diario en los últimos meses o años. «Durante la proyección del video sobre el instituto y sobre las actividades realizadas por los alumnos en el último curso, todos estuvieron en silencio y más de uno se mostró emocionado, con los ojos llorosos. Lo cierto es que crearon un ambiente muy positivo, fue muy emotivo», señala Xabier Lizarraga, coordinador de la ESO.

Y es que este centro forma parte de la historia no sólo del barrio de Amara, sino de miles y miles de guipuzcoanos que han pasado por las aulas de este instituto que ostenta el nombre del que fue conde de Peñaflorida en el siglo XVIII. Sus paredes han acogido multitud de historias e innumerables lecciones y enseñanzas de profesores que muchos recuerdan con cariño, como la recientemente fallecida Pilar Mendoza.

El que fuera conocido durante años como «el instituto de los chicos» será derribado antes de que acabe el año y, según fuentes del propio centro, la finalización del nuevo edificio está prevista para 2013 y albergará en tres modernos bloques un gran hall, aulas y dos gimnasios, además de amplios espacios para campos de fútbol, tanto al aire libre como cubiertos.

Durante la retirada de todo el material que los profesores han tenido que ir recogiendo durante las últimas semanas, «hemos encontrado objetos y artículos de gran valor histórico para el centro que, por supuesto, trasladaremos al nuevo edificio para que conviva lo nuevo con lo antiguo», señala María Isabel Del Moral, directora de la ESO. «Algunos de esos objetos los llevaremos al Centro Cultural Ernest Lluch para la exposición que están organizando sobre los 60 años de Amara y será allí donde los ciudadanos podrán ver muchos de los interesantes objetos que estas paredes han ido acumulando a lo largo de los años», apunta Juan Ramón Beitia, jefe de estudios del primer ciclo de la ESO.

Instituto con historia

El Instituto Peñaflorida fue inaugurado por Franco en septiembre de 1966 y costó 23 millones de pesetas. No obstante, sus comienzos se sitúan en el siglo XVIII con la fundación del Real Seminario de Bergara. Fue en 1873 cuando el ya denominado Instituto Provincial Guipuzcoano fue trasladado a San Sebastián. Habiendo estado ubicado en el edificio del actual Centro Cultural Koldo Mitxelena, hacia 1956 pasó a ocupar el lugar donde hoy en día se sitúa el Instituto Usandizaga. Más tarde, en 1964, se decidió que el instituto Peñaflorida se destinaría para los chicos y el Usandizaga para las chicas.

En 1998 se produjo la reunificación de los dos centros para responder a la nueva realidad escolar originada tras la aplicación del nuevo mapa escolar que implantaba la Enseñanza Secundaria Obligatoria hasta los 16 años. Para acometer este cambio, se decidió destinar las aulas del Peñaflorida para la ESO, mientras que el Usandizaga acogería el Bachillerato.

Actualmente 700 estudiantes cursan sus estudios en el Instituto Peñaflorida cada año. Durante el trascurso de las obras del nuevo edificio, los alumnos de los cuatro cursos de la ESO serán reubicados en el Instituto Politécnico Easo y en el Peñaflorida II -antigua Escuela de Comercio, centro situado detrás del Usandizaga-.