Proponen declarar non grata la presencia de representantes de Israel

Ezker Batua-Berdeak ha presentado una moción en el Ayuntamiento para, entre otras cosas, declarar non grata la presencia de organizaciones, empresas, equipos deportivos y grupos culturales que vengan en representación del Estado de Israel. La presentación de esta iniciativa se enmarca dentro de una campaña general que EB llevará a cabo en los ayuntamientos vascos.

El portavoz de Ezker Batua Berdeak en Pasaia, Xabier Pombo, ha explicado que la formación de izquierdas plantea esta iniciativa como respuesta al asalto ordenado por el Gobierno israelí contra la llamada «flotilla de la libertad», que trasladaba ayuda humanitaria a la población de Gaza y que ocasionó la muerte de 10 cooperantes y heridas a más de medio centenar.

A través de esta moción, EB pide al Ayuntamiento una condena «rotunda» del citado asalto, que trasladarán por carta al propio Gobierno israelí, así como el apoyo a la campaña de boicot, desinversión y promoción de sanciones internacionales, impulsada por personalidades y organizaciones civiles de todo el mundo, con el objetivo de «"presionar» a Israel. También plantea que los municipios vascos «rechacen y excluyan» los productos de consumo, culturales, de entretenimiento y cualesquiera otros de origen, fabricación o intereses en ese país.

Minuto de silencio

La formación de izquierdas considera que el ataque contra la «flotilla de la libertad» constituye un «crimen contra la humanidad» que exige una «rápida y contundente respuesta política internacional para que no quede impune».

«Si bien en el pasado Pleno del 1 de junio nuestra formación ya solicitó un minuto de silencio en solidaridad con los cooperantes asesinados por el ejercito israelí, es importante que se produzca una condena unánime por parte de todas las instituciones para frenar este genocidio», ha subrayado Pombo.

En ese sentido, ha calificado de «vergonzoso y denunciable» que Estados Unidos, la Unión Europea y organizaciones como la ONU «miren para otro lado» en lugar de condenar esta nueva «acción ilegal» de Israel. Por ello, el concejal de EB ha considerado que «impulsar el boicot desde las instituciones más cercanas a la ciudadanía puede ser una valiosa aportación para conseguir que Israel se siente a negociar con Palestina una solución al conflicto».