Caballero se da una vuelta a Manhattan

El donostiarra participa el sábado en la travesía a nado de la isla neoyorquina

IÑAKI IZQUIERDO
Jaime Caballero, en las escaleras del Náutico donostiarra antes de emprender viaje a Nueva York. :: USOZ/
Jaime Caballero, en las escaleras del Náutico donostiarra antes de emprender viaje a Nueva York. :: USOZ

Taxis amarillos, metro... Hay muchas formas de moverse por Nueva York, pero Jaime Caballero ha elegido la más complicada de todas. El nadador donostiarra participa el sábado en la vuelta a nado de la isla de Manhattan. Es uno de los 25 deportistas de todo el mundo seleccionados para la prueba individual, que consiste en rodear la inmensa isla neoyorkina, saliendo de su extremo sur, Battery Park, para regresar al mismo lugar después de cubrir 28,5 millas náuticas, casi 53.000 metros. Caballero,sin embargo, sabe que tendrá que nadar más. «Es imposible ir en línea recta, por lo que me saldrán entre 55 y 60 kilómetros. Calculo que tardaré entre siete y diez horas», nada en comparación con las 27 horas que tardó para cubrir la distancia entre Bilbao y Donostia el verano pasado.

El nadador del Bidasoa está muy ilusionado con la prueba. «Que me hayan seleccionado es una gran victoria. Me voy a centrar en disfrutar». Esta vuelta a nado a Manhattan la realizó un aventurero por primera vez en 1915. Tardó 14 horas. A lo largo del siglo XX lo fue haciendo más gente a título individual, pero en 1985 se decidió organizar en serio y dar oficialidad a la prueba.

Los nanadores saldrán de Battery Park hacia el norte, remontando el East River. El primer control lo tendrán en Hell's Gate, donde este río confluye con el Harlem. El nadador que no supere ese punto antes de tres horas y media, será eliminado.

Ahí comienza lo que Caballero considera más complicado. «La parte más difícil es el río Harlem, donde se estrecha mucho y hay una serie de corrientes. Hasta allí trataré de ir cómodo y cuando supere este tramo veré cómo estoy de fuerzas para el final». Aunque el donostiarra probablemente no tendrá tiempo para verlo, los nadadores pasarán junto al mítico estadio de los Yankees de béisbol.

La dificultad del tramo se nota en el tiempo de corte que se establece al final, en Spuyten Duyvil, donde el río Harlem se une con el Hudson. El tramo es más corto que el anterior pero se permite pasar por allí hasta las cinco horas y 45 minutos. Es decir, dos horas y cuarto para remontar el Harlem.

Desde allí, la prueba toma dirección norte por el Hudson. El tercer 'check point' está a la altura de la calle 79. El límite de paso son siete horas y media. El cuarto, Hudson abajo, junto al World Trade Center, ya cerca de la meta de Battery Park. Los nadadores tiene prohibido acercarse a menos de veinte metros de los muelles.

Bañador tradicional

La prueba no admite ayudas técnicas. No se autorizan los trajes neopreno y sólo se pueden utilizar bañadores tradicionales.

Sin embrago, el montaje de la prueba es importante, y Jaime Caballero quiere agradecer los apoyos que recibe. «En primer lugar, a Iberdrola, sin cuyo respaldo esta aventura sería imposible. También quiero agradecer la ayuda de mi entrenador del Club Natación Bidasoa, Gorka Lasa, y la del Náutico de San Sebastián, especialmente de Nico y Txapete. Además va a venir conmigo un piragüista, Andrés Azpilikueta, que ha venido conmigo a todas las travesías, Gibraltar, Canal de La Mancha, Bilbao... En el barco de apoyo van a ir Telmo Iragorri y Kevin Patricio. Aunque el que va a nadar soy yo, éste es un proyecto de grupo».

Jaime Caballero destaca la importancia de estar entre los 25 elegidos para esta prueba. «He tenido el honor de ser selecionado, para lo que hay que hacer una solicitud. La condición sine qua non es haber nadado el año anterior alguna prueba de la 'triple corona' de la natación de larga distancia -el Canal de La Mancha, el Canal de Santa Catalina, en el Pacífico, o la vuelta a Manhattan-. Estoy muy contento». El sábado se lanza al agua.