El alcalde propone a los Alardes acordar otros recorridos para evitar San Juan

Santano reitera que la discutida decisión sobre el acondicionamiento de la plaza ha tenido como único objetivo «garantizar la convivencia». Si no se encuentra una alternativa, plantea que la empresa «abarate o asuma» el gasto del asfaltado

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.
Declaración institucional. El alcalde, José Antonio Santano, acompañado de los concejales Javier Cía, Fernando San Martín, Miguel Ángel Páez, Belén Sierra, Cristina Laborda y Goizane Álvarez. ::                             F. DE LA HERA/
Declaración institucional. El alcalde, José Antonio Santano, acompañado de los concejales Javier Cía, Fernando San Martín, Miguel Ángel Páez, Belén Sierra, Cristina Laborda y Goizane Álvarez. :: F. DE LA HERA

El alcalde de Irun, José Antonio Santano, hizo ayer pública una declaración institucional, en la que plantea dos alternativas para evitar el gasto de 98.000 euros +IVA que supondría acondicionar la plaza de San Juan para los días 29 y 30 de junio. La decisión de asfaltar este emblemático espacio festivo, adoptada el pasado viernes en Junta de Portavoces, con los votos a favor de PSE-EE, PNV y PP, ha suscitado un fuerte debate público y numerosas manifestaciones de rechazo, por parte de asociaciones, entidades y particulares.

Acompañado por los ediles Javier Cía, Fernando San Martín, Miguel Ángel Páez, Belén Sierra, Cristina Laborda y Goizane Álvarez, el alcalde de Irun dio lectura a la declaración institucional, en la que propone «a los organizadores de ambos Alardes que cierren un acuerdo para buscar posibilidades de recorridos que eviten el encuentro de públicos y desfiles en las calles y quiero que sepan que me tienen a su disposición para ese objetivo».

Mantener los recorridos de años anteriores trasladando a otro espacio (como la plaza del Ensanche) la concentración de las tropas, «obligaría a encuentros indeseados, e incluso cambios de horarios que se decidirían fuera de este Ayuntamiento. Intentemos que la decisión se tome en Irun, y entre los iruneses», añadió el alcalde.

Consciente de que el acuerdo que propone «no es fácil» y convencido «de que el espacio de San Juan es necesario para que las fiestas transcurran de la mejor manera», el alcalde ha trasladado a la empresa adjudicataria de las obras (UTE San Juan), «dos cosas: que estudien la posibilidad de abaratar ese acondicionamiento y que sean ellos quienes asuman el gasto de habilitación de la plaza. Tengo que agradecer, en este sentido, su buena disposición a colaborar con la ciudad, tal y como lo han hecho en otras ocasiones y con otras entidades deportivas o sociales de Irun».

Sin embargo, si el sentir mayoritario es el de evitar el gasto, «lo pague quien lo pague», el alcalde dijo estar «abierto a que en la próxima semana puedan cerrarse recorridos alternativos que garanticen a todos la plena tranquilidad de cara al día de San Marcial».

Una decisión polémica

Además de proponer sus alternativas, José Antonio Santano compareció «para intentar explicar mejor la decisión que tomamos en su momento» de habilitar la plaza de San Juan. «Mi obsesión como alcalde ha sido, y es, garantizar la convivencia ese día y no dar excusas para que afloren problemas y podamos acabar dando un paso atrás en lo conseguido en los últimos años», aseguró. «En la última década, los conflictos y las tensiones han estado vinculados a recorridos y horarios, a la necesidad imperiosa de pasar por determinados lugares y a determinadas horas. Y partiendo de esa premisa, entendimos que el cambio de recorrido que podía derivarse de la imposibilidad de concentrar las tropas en la plaza de San Juan supondría una nueva tensión social».

El alcalde se dirigió a continuación a los ciudadanos que «de buena fe», han expresado su desacuerdo con el gasto que suponía habilitar la plaza de San Juan. «Les pido disculpas si no he sabido trasladarles las razones que me llevaron a presentar esta solución y lamento que la hayan interpretado como un gasto innecesario». También, mostró su preocupación por el tono de algunas de las protestas que «han excedido el nivel de una crítica razonable. Los insultos y las insidias no pueden sustituir los argumentos».

Santano aseguró haber actuado en este polémico asunto «desde la responsabilidad, con plena transparencia y desde la confianza de hacerlo con la mejor de las voluntades. Hemos recibido muchas críticas, pero pocas alternativas reales».

Ante las discusiones abiertas en estos últimos días en torno a la utilización de la plaza de San Juan y con la intención de recuperar el ambiente festivo, el alcalde dijo querer buscar «alternativas con quienes puedan ofrecerlas».