Osakidetza arranca la reforma por la que atenderá a distancia a enfermos crónicos

También habrá enfermeras de enlace para apoyar al enfermo y a su familia. 50.000 pacientes se relacionarán con su médico a través del teléfono o internet

A. URDANGARINSAN SEBASTIÁN.
Telemedicina. Médicos prueban un sistema de atención a distancia en un centro hospitalario catalán. ::                             JULIÁN MARTÍN/EFE/
Telemedicina. Médicos prueban un sistema de atención a distancia en un centro hospitalario catalán. :: JULIÁN MARTÍN/EFE

Gipuzkoa envejece. Se estima que para el 2030 el 30% de los guipuzcoanos tendrá más de 60 años y, de ellos, 80.000 superarán los 80. Gracias a los avances médicos, vivimos más, y enfermedades que hace no mucho eran mortales se han convertido en compañeras de unas vidas cada vez más longevas. Se estima que más del 75% de los mayores de 65 años vive con al menos una enfermedad crónica y, casi la mitad, con dos o más. Este colectivo, el de los pacientes con patologías que requieren tratamientos de por vida, es el gran reto de los sistemas sanitarios occidentales y sobre el que puso el acento Rafael Bengoa cuando asumió la consejería vasca de Sanidad. Entonces anunció su voluntad de responder con un nuevo modelo asistencial a esta realidad y serán 50.000 vascos los que prueben de forma experimental el Centro de Servicios de Salud Multicanal que permitirá a los enfermos crónicos estar en contacto continuo con el sistema sanitario bien por teléfono, SMS o internet, sin tener que desplazarse de forma física al ambulatorio o al hospital.

Esta experiencia piloto forma, junto a otra docena de proyectos estratégicos que arrancarán de forma paulatina, un plan que supone la introducción de un cambio «radical pero necesario» en la gestión de los servicios de salud de Euskadi, explicó ayer Bengoa en un encuentro internacional organizado por el Instituto Vasco de Innovación Sanitaria O+Berri, que reúne en Bilbao a expertos en la atención a crónicos.

«Somos la primera comunidad que se lanza de una forma estructurada a la reforma del sistema de prestación hacia la cronicidad», aseguró el consejero, quien desgranó una batería de datos para avalar la necesidad de un nuevo modelo asistencial. El 80% de las intervenciones que se practican en los hospitales vascos está relacionado con la cronicidad, que genera el 77% del gasto sanitario. Es decir, cada vez que el Gobierno Vasco destina tres euros a reforzar el presupuesto de Sanidad, dos tienen que invertirse en la atención a estos pacientes.

Además, este gran desafío va al alza. «Las estimaciones apuntan a que en sólo una década, dos de cada tres muertes estarán relacionadas con este tipo de afecciones». Por eso el sistema vasco, muy bien diseñado para atender a problemas de salud puntuales, tiene que subsanar sus carencias en la atención a los enfermos crónicos.

El proyecto estratégico de los catorce diseñados que, según el consejero, más notará el ciudadano será el Centro de Servicios de Salud Multicanal, que comenzará a probarse a partir de la próxima semana entre 50.000 vizcaínos. Estos recibirán en sus casas una misiva en la que Osakidetza les informa de que quiere contactar con ellos «de una nueva forma» para «mandarles recetas o hacer educación a distancia». Este sistema, que este año contará con un presupuesto de 6 millones, permitirá el contacto de los pacientes con el sistema de salud desde sus propios domicilios y sus dudas podrán ser resueltas a través del teléfono o el correo electrónico. Este método pretende que el enfermo se corresponsabilice de su patología y las complicaciones sean detectadas cuanto antes.

Menos ingresos

En otro proyecto experimental, el Hospital Donostia ya probó la potencialidad de las nuevas tecnologías con notables resultados. Los reingresos se redujeron de forma considerable en un grupo de pacientes que se comunicaban con sus médicos desde casa a través del teléfono y de PDAs... También contaban con la enfermera de enlace, a disposición del paciente y de su familia, a quienes prestaba apoyo continuo. Sanidad prevé formar en los próximos dos o tres años a 300 enfermeras.

«No queremos crear una sociedad de cibercondríacos, sino que el paciente no tenga que desplazarse hasta su centro de salud para estar bien atendido», señaló Bengoa, quien subrayó que con este plan no se trata de ahorrar dinero, sino de mejorar la atención a los pacientes, aunque reconoció que a largo plazo se ahorrará «porque habrá menos ingresos hospitalarios».