Cafés Aitona vuelve por sus pasos

El histórico Askatuak ha logrado el ascenso a la EBA con un equipo joven y con sello donostiarra

BORJA SANTAMARÍASAN SEBASTIÁN.
Jugones. El Cafés Aitona ha logrado su exitoso ascenso a la EBA con jugadores de casa. ::                             MICHELENA/
Jugones. El Cafés Aitona ha logrado su exitoso ascenso a la EBA con jugadores de casa. :: MICHELENA

Hace no tantos años, hablar de ACB en Gipuzkoa era hablar de Gaska, de Hollis, de Russel, de Berwald... Era hablar del Askatuak. Un club histórico de nuestro baloncesto que, despacito y con buena letra, trata de volver por sus pasos, hasta donde su esfuerzo y la coyuntura le lleven.

Desde una filosofía de apuesta por el sello de casa, el Cafés Aitona ha recogido esta temporada el fruto a un trabajo bien hecho. Ha logrado ascender a la EBA.

«Quiero agradecer a Fernando Galilea, Luis Comendador y a los jugadores su esfuerzo y su ilusión», ensalza el presidente, Iñaki Almandoz. «Para el club es una gran alegría porque supone un reconocimiento al trabajo que han hecho».

«Hemos regresado a una categoría nacional, que era lo que queríamos», explica Fernando Galilea, director deportivo. «Pero no hemos tenido prisa, porque queríamos hacerlo con jugadores de aquí, y queríamos que se merecieran el ascenso por sí mismos, por su nivel deportivo. Es un reconocimiento a ese trabajo. El equipo es muy joven, con siete jugadores de entre 20 y 22 años, y la mayoría ha estado con nosotros desde júnior».

Nueve donostiarras y dos arrasatearras, a los que su entrenador, Luis Comendador, califica con un «once, si se puede. Han trabajado genial, nunca han puesto excusas. Han sido disciplinados y metódicos. No tengo ninguna queja de ninguno. Ha sido una temporada fantástica».

El mérito deportivo está ahí, pero falta la batalla más difícil en los tiempos que corren. La económica. «Hemos prometido a los jugadores y a sus familias, que están con mucha ilusión, que vamos a hacer todo lo posible por salir», comenta Almandoz. «Pero a día de hoy no me puedo comprometer. La coyuntura económica es complicada y además la situación ha cambiado en Donostia. Hay otros equipo que ocupan espacios importantes en cuanto a público, publicidad, apoyos económicos... Está complicado, pero hemos hecho esa promesa y en eso estamos».

Askatuak cuenta con el patrocinio de Cafés Aitona y Arruabarrena, pero el cambio de categoría exige un gran salto presupuestario. «Los presupuestos se quintuplican», asegura Galilea. «Entre gastos federativos, de viajes, etc., tienes que ponerte, para empezar, en unos sesenta mil euros».

Lo cierto es que si lo económico no termina por dilapidar lo conseguido sobre el parquet del Gaska, el baloncesto de base donostiarra tendrá una salida importante en una categoría como la EBA. Una gran noticia para un deporte que, con logros como éste, sigue endulzando una época sobresaliente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos