Munster regaló trescientas banderas

El buen rollo de los aficionados irlandeses, que bebieron, cantaron, degustaron pintxos y se mezclaron con los donostiarras dejando un gran sabor de boca, se extendió a todos los niveles.

Se celebraba una jornada de deporte escolar, y para crear cantera entre los guipuzcoanos, los irlandeses entregaron trescientas banderas de su equipo.

Banderas, por cierto, que asombraron en la grada con lemas como «no pasarán» en castellano, en versión Dolores Ibarurri. Aunque la que más nos gustó era la que rezaba en inglés «Para los bravos y las personas con fe, no hay nada imposible». Munster se ganó el corazón de los donostiarras.