La inmigración en primera persona

El Foro Ciudadano Irunés afroce una charla a cargo de la asociación Adiskidetuak. El encuentro girará en torno a la situación de los inmigrantes y el modo en que viven la crisis económica, desde su propio punto de vista

JOANA OCHOTECOIRUN.
Adiskidetuak. Rocío Calderón y Gina Castillo, secretaria y presidenta, en el local de la asociación situado en Lapice. ::                             F. DE LA HERA/
Adiskidetuak. Rocío Calderón y Gina Castillo, secretaria y presidenta, en el local de la asociación situado en Lapice. :: F. DE LA HERA

El Foro Ciudadano Irunés acoge mañana, jueves, una charla a cargo de Gina Castillo, presidenta de Adiskidetuak. Bajo el título 'La inmigración en Irun vista desde dentro. Efectos de la crisis', la cita tiene por objetivo, «principalmente, despejar dudas e inquietudes», señala Gina Castillo, que conducirá la charla junto con la secretaria de Adiskidetuak, Rocío Calderón.

Las cuestiones en torno a las que girará la misma se centrarán en las diferentes situaciones y dificultades de los inmigrantes para integrarse como ciudadanos de pleno derecho. «El título nos puede llevar a hablar de multitud de temas: familiares, sociales, relacionados con la mujer, laborales...», explica Gina Castillo.

Pero la forma en que desde Adiskidetuak desean que se desarrolle la charla «es que la gente nos plantee su opinión y contrastarla con nuestra realidad», remarca la presidenta de la asociación, quien incide asimismo en la importancia de la participación de los asistentes: «es importante que pregunten. Muchos estereotipos en torno a la inmigración nacen del desconocimiento, de la duda».

Nuevas realidades

Unos estereotipos o creencias que, comenta Gina Castillo, «siguen vigentes, y con la situación de crisis se han acrecentado. Cuando la inmigración empezó a llegar al territorio, Gipuzkoa experimentó un fortalecimiento económico muy fuerte, durante el que los inmigrantes cubrían puestos de trabajo en el servicio doméstico, hostelería...». Ante la situación económica actual, «la gente ya no rechaza ningún trabajo, y la realidad es otra».

Otro de los mitos en torno a los extranjeros a los que hace referencia Gina Castillo es «la creencia de que vienen sólo 'a tocar la puerta' de los departamentos de Servicios Sociales. No es el tipo de ayuda que buscan, ya que es algo puntual, y muchos no llegan a las condiciones mínimas para solicitarlas. Además, no les ayuda a regular su situación».

Según comentan la presidenta y secretaria de Adiskidetuak, «la estabilidad de un inmigrante, en todos los sentidos, depende de su trabajo, ya que ello está ligado con su residencia aquí. Por eso, mucha gente opta por aceptar cualquier condición laboral con tal de tener un empleo». Asimismo, en muchos casos «el inmigrante debe mantener no sólo su hogar aquí, sino también en su país de origen».

Al hablar de los factores que producen una percepción negativa hacia la inmigración, Gina Castillo cita como ejemplo «la influencia de la televisión». Por ejemplo, «si en una película se muestra un barrio conflictivo como el Bronx de Estados Unidos con gente vestida al estilo 'latin king', al ver a chavales con esa estética se les asocia con la imagen que se nos ha transmitido, y que no tiene por qué corresponderse con la realidad». El objetivo de la cita de mañana es ayudar a disipar estos estereotipos erróneos «mostrando cuál es la realidad que nosotros conocemos».

En activo desde el año 1999

Iniciativas como la de mañana se enmarcan en los pasos que se están dando «para darnos a conocer como asociación». Adiskidetuak nació en el año 1999 y ha vivido períodos de menor actividad, pero «desde 2006 comenzamos a organizar actividades más potentes». El trabajo que realizan se lleva a cabo «tanto con un equipo interno como externo, ya que creemos que es importante colaborar con otras asociaciones y entidades», explica Gina Castillo.

Adiskidetuak cuenta asimismo con la colaboración de los ayuntamientos de Irun y Hondarribia, la Diputación Foral, el Gobierno Vasco y La Caixa en varios de sus proyectos. Entre los más destacables, Gina Castillo menciona «Elkarlanean, subvencionado por la Diputación, y mediante el que ofrecemos asesoramiento jurídico, laboral y en cuanto a formación», y del que es encargada Rocío Calderón, natural de Colombia y abogada «a la espera de homologar el título para poder ejercer aquí». Si bien desde la asociación se ha pretendido siempre «no dejar de lado las actividades culturales», y que el local de Adiskidetuak sea un punto de encuentro, «con la crisis, la realidad es otra, y tenemos que centrarnos en trabajar en aspectos formativos y laborales».