La nueva muga toma cuerpo

El alcalde y varios concejales visitaron la urbanización ejecutada. Los restos de la antigua frontera han sido sustituidos por una zona ordenada con jardín y bidegorri

I. MORONDOIRUN.
La nueva muga toma cuerpo

Varios corporativos locales realizaron ayer una visita institucional al entorno de la zona comercial del puente de Santiago. Aunque la obra se terminó hace unos meses, la visita oficial ha preferido esperar a que la jardinería estuviera terminada para inspeccionar el resultado. No cabe duda respecto a la mejora de este espacio, que ha dejado de ser un desordenado cúmulo de restos para convertirse en una zona ajardinada, bien ordenada, con espacios para los peatones y las bicicletas. Aunque con alguna plaza menos, el aparcamiento ha quedado más ordenado, y la circulación, también.

«Donde teníamos un solar desordenado casi desde la desaparición de las cabinas aduaneras, hemos ganado un entorno verde de casi 3.000 metros cuadrados», resumía Páez. La obra ha sido bastante complicada, plagada de imprevistos: antiguos sotanos aduaneros que no estaban en los planos, canalizaciones forales, de la DGT, del ADIF y hasta de Orange que tampoco se conocían, reserva de suelo junto al río exigida por Costas... Y el máximo cuidado para tratar de perjudicar al comercio lo menos posible durante la ejecución de los trabajos. «Hemos conseguido», decía el alcalde, José Antonio Santano, «que cuando la gente pase de Hendaia a Irun tenga la sensación de que llega a una ciudad».

El skate park, en mayo

En frente, al otro lado de la avenida de Iparralde, continuan los trabajos para rematar esa entrada al municipio con el skate park y otra despejada zona de estancia. El ingeniero municipal, Pedro Lapazarán, explicó que el especial tratamiento del cemento de la zona de patinaje (no se puede trabajar ni con lluvia ni a menos de 5 grados) ha provocado un importante retraso, aunque Páez afirmaba ayer que la obra estará culminada el mes próximo.