La Unidad de Día del Antiguo Hospital abrirá sus puertas «a principios de julio»

Miguel Ángel Páez y Cristina Laborda, delegados de Desarrollo Urbano y de Bienestar Social, visitaron ayer las instalaciones. Las obras para habilitar el espacio, de casi 200 m2, terminarán a finales de este mes

JOANA OCHOTECOIRUN.
Casi a punto. Páez y Laborda visitaron ayer las instalaciones, en el Antiguo Hospital. ::                             F. DE LA HERA/
Casi a punto. Páez y Laborda visitaron ayer las instalaciones, en el Antiguo Hospital. :: F. DE LA HERA

Las obras de la nueva Unidad de Día, ubicada en el edificio del Antiguo Hospital, estarán terminadas aproximadamente a finales de este mes. Los trabajos están ya «bastante avanzados», señaló el delegado de Desarrollo Urbano y Obras, Miguel Ángel Páez, en la visita que tuvo lugar ayer a las futuras instalaciones. A falta de la colocación de los suelos, «por lo demás, está todo prácticamente listo».

Se prevé que el espacio abra sus puertas «a principios de julio», según comentó Cristina Laborda, delegada de Bienestar Social. El presupuesto de los trabajos a punto de finalizar asciende a 117.427,93 euros, mientras que el mantenimiento del servicio y las instalaciones «se ha presupuestado en 140.000 euros» anuales.

Comedor y atención social

La Unidad de Día, situada en parte de la zona que anteriormente ocupaba la Asociación Gure Altxor, contará con una superficie «de aproximadamente 190 m2». La misma dispondrá de dos espacios diferenciados: «por una parte, una zona de comedor con una cocina adecuada para dispensar comidas de elaboración externa; y por otro lado, una zona de atención social», explicó Miguel Ángel Páez. El comedor tendrá capacidad para proporcionar un total de 36 comidas «de lunes a viernes». Además, la Unidad de Día contará con «un espacio de servicio en el que se podrán encontrar duchas y un servicio de lavandería».

Cristina Laborda señaló que el proyecto pretende «garantizar una asistencia mínima a aquellas personas que atraviesan dificultades importantes; y tiene como objetivo paliar las necesidades de alimentación de aquellos iruneses que no pueden acceder a la renta de garantía de ingresos». Entre los destinatarios de la Unidad de Día se incluyen no sólo «las personas en riesgo de exclusión social», sino también «nuevos perfiles que están surgiendo con la situación de crisis económica». Según explicó la delegada del área, «Bienestar Social seleccionará a aquellas personas que cumplan los requisitos para acceder» a las instalaciones de la Unidad de Día. Asimismo, la entidad gestora del servicio desarrollará un programa de atención y acompañamiento, «llevando a cabo un trabajo individual para la inclusión social con cada uno de los usuarios», en coordinación con el área de Bienestar Social.

Asimismo, Cristina Laborda explicó que, actualmente, dicha área municipal «mantiene conversaciones, con una entidad de carácter social que trabaja con colectivos en situación o riesgo de exclusión social, para la firma de un convenio de colaboración mediante el cual, esta entidad atenderá directamente los servicios de comedor y punto de encuentro» de la nueva Unidad de Día.