Una mujer salva su vida tras caer por un acantilado de treinta metros de altura

Una vecina de Forua de 36 años resultó ayer herida leve después de que su coche se saliera de la calzada y se precipitara por un acantilado de unos treinta metros de altura en Ibarrangelua (Vizcaya). El suceso se produjo a las tres menos diez de la tarde, cuando un vehículo que circulaba por la BI-3234 perdió el control y se precipitó por el desnivel. El coche quedó con la parte delantera incrustada entre las rocas y el agua. La mujer fue rescatada por varios surfistas. EFE