Chile quiere que Arregui cumpla la condena en el país

El religioso vitoriano está siendo investigado en España por abusos sexuales a menores

MARCELA VALENTEBUENOS AIRES.
José Ángel Arregui. ::
                             EFE/
José Ángel Arregui. :: EFE

La fiscal chilena Andrea Rocha adelantó que el ministerio público de su país pedirá que el religioso vasco José Ángel Arregui Eraña, acusado por almacenamiento de pornografía infantil en Chile, «cumpla la condena en prisión». Pero si el 24 de marzo el tribunal rechaza el juicio abreviado que el imputado aceptó, podría ser solicitada su extradición a España, donde se le investiga por abuso sexual contra quince menores de entre 12 y 14 años en colegios de Vitoria, Basauri y Madrid entre 1992 y 2005.

En Chile, el clérigo de la congregación San Viator, en prisión preventiva desde agosto de 2009, se enfrenta a una pena que va de 541 días a tres años de prisión por posesión de unas 400 horas de vídeos en discos duros y cámaras con materiales pedófilos, algunos grabados y protagonizados por él y sus alumnos, además de unas 2.000 fotos de contenido pedófilo muy duro, según la pesquisa.

Rocha reveló que las pericias técnicas no recomiendan que el acusado purgue una eventual condena en libertad. El informe de los expertos que trascendió a medios periodísticos revela que Arregui, de 53 años, confiesa que se sentía atraído por hombres y mujeres muy jóvenes, especialmente niños con rasgos femeninos, y atribuye esa perversión a «soledad y carencias afectivas».

Las horas grabadas que revisó la Agrupación de Pornografía Infantil de la Brigada del Cibercrimen en Chile revelan que los abusos a los que sometió a menores en colegios de la orden San Viator en España incluyen tocamientos, masturbación, masturbación colectiva, penetración con objetos y agresiones. También hay en los documentos incautados imágenes sadomasoquistas, de coprofilia, urofilia y sexo con bebés, descargadas de comunidades pedófilas en la red, según reveló la Fiscalía. «Me producía cierto placer como desahogo sexual», confesó el religioso.

Hasta el momento, no se han detectado abusos cometidos en Chile. Arregui llegó a este país en enero de 2008 como profesor en la Universidad Santo Tomás, si bien su lugar de residencia era el Liceo Politécnico El Señor de Renca, donde estaba en contacto con unos 500 menores y otros clérigos de la orden.

Ex alumnos en Facebook

Allí fue detenido el 14 de agosto, sin que ni él ni su entorno se mostrasen sorprendidos, reveló uno de los policías que participó del operativo. El agente, subcomisario Cristian González, sospecha que el clérigo pudo haber sido «escondido» en Chile.

Los miembros de la Brigada detectaron que el religioso frecuentaba páginas pedófilas en la red y archivaba imágenes. Pero la investigación sobre el material secuestrado reveló que Arregui había grabado vídeos en colegios de España, donde colocaba cámaras ocultas en duchas, gimnasios y salas de informática.

Con el argumento de utilizar los datos para una investigación sobre el crecimiento en la adolescencia, el religioso llamaba a los niños para «medirlos». Si bien hasta ahora las autoridades escolares afirman no tener denuncias, testimonios recogidos por la Policía chilena revelan que en Facebook ex alumnos comentan su fama de pederasta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos