Arias que suenan a juventud

Es la primera obra enmarcada en un proyecto que pretende acercar a los jóvenes a la ópera. Opera Gazte coproduce con la Asociación Lírica Luis Mariano 'La Finta Giardiniera'

JOANA OCHOTECOIRUN.
Hecho por jóvenes para jóvenes. Los chicos de Opera Gazte posan en el Amaia durante uno de los ensayos. ::
                             F. DE LA HERA/
Hecho por jóvenes para jóvenes. Los chicos de Opera Gazte posan en el Amaia durante uno de los ensayos. :: F. DE LA HERA

Los jóvenes pueden hacer muchas cosas: estudiar, trabajar, salir de fiesta, vivir en casa de sus padres hasta los 35 años... y también pueden cantar ópera. Algunos, incluso, se animan a montar su propio proyecto operístico, como los jóvenes que componen Opera Gazte.

El tenor bidasotarra Iker Casares participa en la iniciativa junto con Miren Urbieta, Mario Cerdá, Ohiana Regëla, Abenauara Graffigna, Arkaitz Mendoza, Ekaitz González, Ainhoa Franco y Rubén Ramada. Todos ellos jóvenes que presentan este sábado su primer espectáculo, 'La Finta Giardiniera', coproducido con la Asociación Lírica Luis Mariano. La obra, escrita por Mozart cuando éste sólo contaba 19 años, «es ideal para que la interprete un elenco joven, y también nos sirve para aprender. Al fin y al cabo, no deja de ser una ópera de Mozart», explica Iker Casares.

Una obra «muy divertida»

El compositor austríaco escribió 'La Finta Giardiniera' «influenciado por el estilo de ópera bufa que había aprendido en Italia». Según comenta el tenor bidasotarra, se trata de una obra «muy divertida» dividida en tres actos. Si bien su duración original es de más de tres horas, Opera Gazte la ha adaptado para que el espectáculo dure «entre 90 y 120 minutos».

Un espectáculo cuya clave es «la juventud». Tanto por el tipo de obra como por la filosofía del proyecto que hay detrás: «queremos acercar la ópera a los jóvenes y fomentar que participen en ella», señala Iker Casares. «A uno le hablan de ópera y piensa en abrigos de piel con olor a naftalina. Tanto por parte de la Asociación Lírica Luis Mariano como Opera Gazte queremos ayudar a romper con esa idea».

Si bien se tiende a asociar la ópera tanto con unos intérpretes como con un público más adulto, los jóvenes de Opera Gazte demuestran que éste no es sino un tópico más. «Al igual que pueden disfrutar de un concierto de rock, también pueden hacerlo en un espectáculo de ópera. Más cuando se ofrecen este tipo de obras, con las que puedes reírte y, además, ver en el escenario a gente de tu edad», afirma Casares.

Aunque se suela identificar la ópera con su faceta más dramática, «hay un gran repertorio operístico cómico, relativamente ligero y fácil de escuchar». Es el caso de 'La Finta Giardiniera', que narra una historia en la que se suceden escenas «cómicas y caóticas. Visualmente es muy atractiva, con una escenografía cuidada y agradable de ver y, además, muy divertida», define Iker Casares.

Los jóvenes de Opera Gazte se han volcado con este proyecto, en el que llevan trabajando desde hace seis meses. «Muy ilusionados» ante esta primera representación, que supone su carta de presentación ante el público, aún no han definido su próximo proyecto, aunque tienen claro que seguirá en la línea de acercar el mundo de la ópera a la juventud. Como buenos jóvenes, también se han hecho su hueco en la red, con una página web en la dirección www.operagazte.com y un perfil en la red social Facebook.