Peaje en Etxegarate y en Deskarga

En la N-I se propone cobrar a los camiones entre 5 y 6 euros. El informe técnico pedido por Bidegi recomienda esta medida para desviar tráfico de la saturada N-I a la AP-1

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.
Camiones pasan por el área de peaje de Irun, en la autopista Bilbao-Behobia. ::
                             MICHELENA/
Camiones pasan por el área de peaje de Irun, en la autopista Bilbao-Behobia. :: MICHELENA

Cobrar peajes en Etxegarate (N-I) y en Deskarga (autovía Beasain-Durango). Esta es la recomendación que se recoge en el informe sobre tarificación de las carreteras guipuzcoanas encargado por la Agencia Guipuzcoana de Infraestructuras (Bidegi) a la consultora Leber.

Este documento será el punto de partida para que el Consejo de Administración de Bidegi, en el que están representados todos los grupos junteros, dé el visto bueno al sistema de peajes que deberá garantizar la viabilidad financiera de la red y equilibrar el tráfico en las carreteras de alta capacidad. Posteriormente, el pleno de las Juntas Generales deberá aprobar la modificación tarifaria.

El análisis fue entregado ayer en la Cámara territorial. El texto realiza una serie de recomendaciones, pero no significa que vayan a llevarse a efecto. Por delante se abre un proceso de negociación política que puede concluir con la aprobación de las propuestas, su rechazo o modificación.

El estudio de Leber confirma las declaraciones realizadas a este periódico por el diputado foral de Infraestructuras Viariasel mes pasado. Eneko Goia indicó que es preciso desviar vehículos, especialmente tráilers, de una N-I colapsada a la infrautilizada Eibar-Vitoria (AP-1). El objetivo sería doble, descongesionar la N-I y lograr ingresos para pagar los créditos que se pidieron para construir la AP-1.

La fórmula pasa por abonar peaje en Etxegarate (N-I) y en la Beasain-Durango (Gi-623). El documento precisa que se cobre en el puerto un peaje de cinco euros a los camiones de tipo 1 y seis euros a los de tipo 2. El objetivo es desviar los vehículos pesados hacia la Eibar-Vitoria, «con el fin de mitigar su negativo impacto a lo largo de la N-I en el valle del Oria». Leber no dice nada de los vehículos ligeros.

El peaje se cobraría sólo en Etxegarate, de esta forma los recorridos internos de Gipuzkoa, entre Idiazabal e Irun, seguirían siendo gratuitos. La instalación del peaje en el puerto, es decir, en la muga entre Gipuzkoa y Navarra, tiene como fin gravar básicamente a los vehículos de paso, especialmente camiones en dirección o procedentes de la muga. El objetivo sería no sólo desviar parte del tráfico hacia la AP-1, sino también recaudar fondos para las inversiones previsas en la propia N-I, como la variante de Andoain, los túneles del puerto para evitar las peligrosas 'curvas de la sal' y de la herradura, y el desdoblamiento de Irun (en total 200 millones de euros).

El documento aconseja que, a su vez, se instale peaje en el corredor Beasain-Durango, concretamente en el puerto de Deskarga (Zumarraga-Urretxu). De esta forma se evita que esta autovía, ahora gratuita, se convierta en ruta alternativa para evitar Etxegarate. Es decir, un vehículo que procediera de Madrid con ruta hacia la frontera podría evitar el paso por el peaje de Etxegarate tomando la AP-1 hasta Bergara, luego la autovía hasta Zumarraga y continuar por la N-I hacia Irun.

El informe propone que en el puerto de Deskarga se cobre un euro a los vehículos ligeros, nueve para los pesados de categoría 1 y diez para los de categoría 2.

La implantación de peajes en los dos puertos citados supondría unos ingresos para un día laboral de 226.808 euros en el caso de los vehículos ligeros, 41.809 en el caso de las camiones (categoría 1) y 220.551 provenientes de los vehículos pesados de tipo 2.

La Asociación Empresarial de Transporte de Mercancías por Carretera de Gipuzkoa (Guitrans) y el sindicato de camioneros autónomos (Hiru) han sido muy críticos con la implantación de estos peajes.

La Diputación tiene previsto establecer algún tipo de compensación para los transportistas guipuzcoanos, probablemente vía fiscal. El departamento de Infraestructuras Viarias ha encargado a la UPV un estudio que analice la posibilidad de efectuar estas compensaciones, una cuestión sensible dado que puede provocar polémica con empresas de transporte del resto del Estado, ahí está el precedente de la polémica que se generó con las cimunidades autónomas vecinas por la prohibición de circular por Gipuzkoa en festivos.

Segundo Cinturón

Junto a estas medidas, el estudio de Leber se detiene también en el caso del Segundo Cinturón de Donostia, aunque el estudio pormenorizado sobre la solución a dar a este vial ha sido realizado por Tekia (información anexa).

Leber propone que se incrementen las tarifas de la A-8 en 0,36 euros para sufragar la inversión en la nueva circunvalación donostiarra. Ahora bien, este aumento general no se aplicaría a los usuarios guipuzcoanos que dispongan del VIAT (telepeaje). De esta forma, el incremento afectaría básicamente al tráfico de paso que, una vez abonado el peaje, continuaría por el Segundo Cinturón y evitaría el uso de la Variante donostiarra, vial que soporta el paso diario de 100.000 vehículos en los tramos más congestionados.