El Real Unión se crece ante la adversidad y derrota al Albacete

Unión, sufrimiento y victoria en un partido en el que los irundarras acabaron con dos hombres menos

BORJA OLAZABAL
El Real Unión se crece ante la adversidad y derrota al Albacete

El de febrero es el mes tonto del año. El especial, el que se hace notar sobre el resto. El segundo mes del año no sólo tiene menos días que el resto, si no que cada cuatro años se da el lujo de sumarse un día más. Y en este marco es en el que el Real Unión tiene que comenzar su remontada. Si febrero es diferente, la competición también le ha dado una particularidad al calendario unionista. Y es que los irundarras van a jugar tres partidos en casa durante los próximos 28 días. El primero, el que tuvo lugar ayer ante el Albacete en el Stadium Gal.

El choque ante los albaceteños, al igual que el mes, tuvo su punto de rareza. La primera singularidad se dio en el resultado. Después de ocho jornadas el Real Unión se reencontró con la victoria. También tuvo lo suyo ver cómo los irundarras se hacían expertos en el arte de perder tiempo y enredar el partido durante los últimos minutos, algo que pocas veces se había visto en el Stadium Gal. Y tampoco es lo más normal que un equipo acabe con dos menos un partido.

Goikoetxea y Juan Domínguez fueron expulsados. Lo que no es tan extraño es que los colegiados tengan una facilidad especial para ir en contra de los intereses del conjunto unionista.

Al encuentro se le había concedido una importancia especial durante la semana. Las peñas se habían organizado para calentar el encuentro desde el principio, pero si al equipo le está costando adaptarse a la nueva categoría, a los seguidores también. Los peñistas tenían la intención de repartir más de mil servilletas rojas para utilizarlas como protesta por las últimas actuaciones arbitrales, pero no salió bien la jugada. La afición llegó con el tiempo justo al campo y no se pudo llevar a cabo la protesta.

Igual de frío saltó el conjunto irundarra al terreno de juego, que durante los primeros minutos se vio sorprendido por el empuje de los manchegos. Nada más sacar del centro del campo los jugadores del Albacete se fueron hacia arriba y pusieron en aprietos a la zaga unionista. Poco después llegó el primer córner para los visitantes y a los seis minutos de partido, el Albacete dispuso de una falta peligrosa al borde del área que Verza mandó a la barrera.

Como era de esperar, los unionistas fueron tomándole el pulso al choque e intentaron hacerse con el control de la pelota. Los manchegos dejaban hacer a los de Irun, pero el centro del campo irundarra no carburó. Romo y Sanz estuvieron fallones y perdieron varios balones comprometidos, que fueron aprovechados por los albaceteños para montar contras peligrosas. Afortunadamente, los ataques no tuvieron consecuencias, ya que Iglesias y Gerlo estuvieron siempre atentos para echar por tierra toda intentona visitante.

Ocasiones y goles

Y después de los primeros golpes de tanteo, comenzaron las ocasiones de gol. La primera fue para Deskarga, que disparó a puerta y obligó al meta Cabrero a despejar a córner. Acto seguido tuvo la suya el albaceteño Belencoso, que vio como el balón caía a sus pies en un córner, pero su disparo fue manso a las manos de Otermin. La ocasión de los visitantes llegó en el minuto 31. En los diez siguientes minutos se vieron dos goles en Gal, uno por cada bando.

Primero fueron los unionistas los que se pusieron por delante. Eneko Romo fue el más listo al sacar una falta al borde del área sin pedir barrera. Gorka Brit se aprovechó del pase de su compañero para disparar cruzado y marcar el primero de la tarde. Corría el minuto 34 de partido.

Pero la alegría le duró muy poco a los irundarras. Sólo siete minutos. La defensa del Real Unión se despistó y el Albacete sacó un córner en corto. Sales puso el balón al área y Belencoso, libre de marca, puso las tablas en el marcador.

El tanto de los manchegos pudo suponer un fuerte mazazo para los de Irun. Llegó al poco del gol unionista y a sólo cuatro minutos del final de la primera parte. Pero ya lo hemos dicho al principio. Nada iba a seguir el guión de los encuentros precedentes el mes de febrero.

El equipo entrenado por Iñaki Alonso ni bajó los brazos ni dejó que el empate influyera en su estado de ánimo. Muestra de ello fue la clara ocasión que dispuso Eneko Romo tres minutos después del tanto manchego.

Deskarga puso un buen centro al segundo palo, pero el centrocampista navarro no pudo conectar bien con el balón y lo mandó al lateral de la red.

Candado al partido

La segunda parte comenzó con un tremendo susto para los unionistas, y es que Belencoso volvió a adelantarse a la defensa y remató de cabeza al palo. A pesar del susto, a los irundarras no les entró el miedo y poco después trenzaron una gran jugada que acabó con el 2-1 en el marcador.

Gorka Brit recortó en la banda izquierda y puso el balón al segundo palo. Allí apareció Deskarga, que en vez de tirar tocó de primeras atrás. Allí apareció Juan Domínguez, que sin pensárselo disparó a puerta y consiguió el tanto de la victoria para el Real Unión.

El único problema del gol fue que llegó a falta de 38 minutos para el final. Los unionistas tuvieron que sufrir y luchar en inferioridad numérica por las expulsiones de Goikoetxea y Domínguez, pero consiguieron cerrar el partido y sumar los tres puntos en juego. La salvación está un poco más cerca, a tres puntos, la escalada ha comenzado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos