Zumardi Txiki prepara su 'revolución'

Arriba, vista aérea actual del Prado Pequeño de Igarondo, y abajo, una de las propuestas para su posible transformación y peatonalización./FOTOS: IÑIGO ROYO
Arriba, vista aérea actual del Prado Pequeño de Igarondo, y abajo, una de las propuestas para su posible transformación y peatonalización. / FOTOS: IÑIGO ROYO

Este mismo año podría estar aprobado y adjudicado el estudio que determinará cómo se hará la reforma y la alternativa al parking

JUANMA GOÑITOLOSA.

Tardará todavía un tiempo, pero la cuenta atrás se ha activado. De hecho, con independencia de quién gobierne tras las elecciones municipales, parece claro que la regeneración y peatonalización del Prado Pequeño será el gran proyecto para la legislatura 2019-2023. De momento, en los presupuestos de este año ya se ha incluido una importante partida de 80.000 euros para elaborar un estudio determinante. En primer lugar, porque dará alternativas tangibles a las plazas de aparcamiento que se pierden. Y, en segundo lugar, porque diseñará una propuesta que será la base del proyecto de reforma. ¿Cuándo se hará? Desde el actual gobierno municipal confían en que las conclusiones del estudio estén listas antes de que acabe este año, pero prefieren no concretar nada aún.

Acercar el río Oria a la ciudadanía es un objetivo que comparten todas las fuerzas políticas con representación municipal. Ya se diseñó en su día un plan de actuación sobre los márgenes, y el segundo frente de actuación será la transformación de Zumardi Txiki.

Básicamente, el objetivo es trasladar el actual parking del Prado Pequeño a otro lugar cercano o al menos no lejano, recuperando así el uso social que tuvo el parque en su día. Se piensa en un espacio peatonal, verde y ajardinado.

En la reunión del proceso participativo Tolosatzen que tuvo lugar hace unos meses, se presentó a la ciudadanía el interesante estudio sobre el río Oria que ha elaborado la empresa Basoinsa, y que puede servir de base a la reforma futura de la zona. En este informe se concede especial importancia a la necesidad de peatonalizar el Prado Pequeño y se incluyen dos propuestas.

La primera opción, la más sencilla, es crear un 'parque social'. Esta propuesta apenas tendría complicaciones técnicas y económicamente resultaría muy favorable. Se trataría, sin más, de eliminar los coches, mantener los árboles y hacer un diseño sencillo, conservando el muro sobre el río e instalando algún elemento que posibilitara un mayor uso social, por ejemplo, un quiosco o un bar con terraza.

La segunda iría más lejos. Zumardi Txiki pasaría a ser un parque fluvial. Se eliminaría el actual muro de contención. Habría acceso directo al río, un paseo al borde del agua y alguna zona sería inundable en época de fuertes lluvias, pero con la actual presa hinchable, los técnicos sostienen que la inundabilidad sería escasa y afectaría a un espacio muy reducido. En esta propuesta también se incluyen elementos como un kiosko o una cafetería con terraza, aunque la parte central sería algo más reducida, porque la playa fluvial le quitaría algo de espacio. No obstante, en un futuro los expertos de Basoinsa están convencidos de que esta zona junto al río podría aprovecharse para tomar el sol, bañarse, meterse al agua o navegar con piraguas o botes.

Esta segunda propuesta, técnicamente más complicada, es la que más gustó a los participantes en el proceso Tolosatzen. De momento, no es más que una idea, pero el Ayuntamiento ha tomado buena nota y está estudiando la viabilidad económica y técnica de las dos alternativas.

Zumardi Txiki es, hoy en día, un lugar invadido por los coches, pero también un espacio imprescindible para que los vecinos del Casco puedan aparcar sus vehículos. El consistorio valoró la posibilidad de recuperar el aparcamiento en el vial de la margen derecha, pero esta medida no resolvía el problema. Después intentó comprar un espacio cercano al Prado Pequeño para habilitar un aparcamiento, pero no se llegó a un acuerdo con los propietarios. Ahora sigue buscando un espacio cercano para habilitarlo como parking y transformarlo en lo que todos queremos y que, antes o después, acabará convirtiéndose en realidad.