Tomates y guindillas brillan en las mesas

Pochas blancas en la mesa de María Teresa Jauregi/Alberdi
Pochas blancas en la mesa de María Teresa Jauregi / Alberdi

Entre las novedades destacó la apetecible presencia de las pochas en vaina en la mesa de María Teresa Jauregi

PABLO ALBERDI

La espectacular mañana en lo meteorológico acompañó a todos los visitantes del mercado semanal de Tolosa. Se deja notar en esta época del año la ausencia de muchos de los habituales en las mesas, que no desaprovechan la oportunidad de descansar en sus destinos vacacionales o de pasar un fin de semana activo en los muchos destinos propicios para ello que nos rodean.

La consecuencia es que a primera hora sobre todo, suele reinar la calma en los puestos. La calma y las oportunidades, ya que de todos es sabido que los que buscan los chollos del día suelen ser los madrugadores. Es por ello, que a falta de éstos, a media mañana seguía habiendo muy buenas oportunidades. En el puesto de Zeferino Auzmendi, por ejemplo, aún había hongos locales a 28 euros el kilo. Sorprendieron también, y mucho los exquisitos culetros que ofreció Mikel Lasa, y que muchos gourmets idolatran. La trufa de origen francés que presentó a 200 euros el kilo y los compactos y aromáticos hongos nacionales que ofrecía fueron el colofón a una jornada de verano brillante en lo micológico.

La lista de frutas es otra de las grandes beneficiadas estos días. Mucho sol, calor y días largos ayudan a obtener una fruta de una calidad tan sobresaliente como la que vimos en bastantes mesas. Las ciruelas, claudias, negras, rojas o silvetres que vimos en los puestos de Jose Anjel Loidi o en el de Jose Antonio Aizpuru fueron espectaculares. Gran calidad de producto y precios contenidos. Lo mismo podemos decir de la manzana de distintas variedades muy presente en muchas mesas y de las peras que se van extendiendo a varios puestos. Parece, por otro lado, que los calores de estos días pasados no están ayudando demasiado a frutos como la nuez, que si bien parece que va a dar una cosecha muy abundante, se teme que el fruto no ofrezca en algunos casos la calidad deseada. Veremos.

De la presencia de la verdura no podemos sino hablar bondades. Los tomates presentes en las mesas, las guindillas y las mismas vainas brillaban. Aún así, los productores nos comentaban de la dificultad este año para obtener una producción estable. Parece que los calores dificultan la consecución del proceso fitológico y las cosechas no están siendo tan abundantes como desearíamos todos.

La presencia de novedades en este campo augura en cualquier caso un futuro prometedor; vimos espinaca nueva, escarolas lisas y rizadas nuevas y unas espectaculares achicorias que vienen para quedarse. Destacó asimismo la apetecible presencia de las pochas en vaina en la mesa de Maria Teresa Jauregi. Son un producto exquisito, ideal para estos días. Y que augura un buen año para sus primas más famosas y oscuras si el final del verano y el inicio del otoño no se tuerce. Veremos y abrazaremos la esperanza con brazos de hierro.

Temas

Tolosa